Rocío Carrasco relata el calvario vivido con Antonio David al comienzo de su relación: "Hubo un tirón de pelos"

RELATO ESTREMECEDOR

Rocío Carrasco relata el calvario vivido con Antonio David al comienzo de su relación: "Hubo un tirón de pelos"

La hija de Rocío Jurado ha relatado algunos de los episodios vividos al comienzo de su relación con el ex Guardia Civil.

Rocío Carrasco relata el calvario vivido con Antonio David al comienzo de su relación: "Hubo un tirón de pelos"

Rocío Carrasco ha comenzado a contar su historia en 'Rocío: contar la verdad para seguir viva', un documental con el que va a contar su verdad de todo lo sucedido durante estos 20 años. Sin duda, todo lo que ha contado en los episodios cero y uno ha dejado sin aliento a los espectadores. El capítulo 0 revela el motivo del intento de suicidio y cuenta en rasgos generales lo que le ha llevado a hablar pero en el capítulo 1 ya se mete de lleno en su relación con Antonio David Flores.

La hija de Rocío Jurado se marchó con tan solo 18 años a vivir con el ex Guardia Civil a Argentona, algo que dejó destrozada a su madre y de lo que su padre le advirtió: "Te va a arruinar la vida y vas a volver con una barriga". Ella estaba deseando ser adulta pero las cosas no fueron como esperaba: "Mi día a día era esperar a que esta persona viniera de trabajar". Además, comenzaron los rumores de infidelidades, algo que al principio no se creía: "Me empiezo a dar cuenta que las cosas que me decían podía ser que fueran verdad. Desaparecía y aparecía con la novia de un compañero".

Rocío Carrasco durante el documental | Foto: telecinco.esRocío Carrasco durante el documental | Foto: telecinco.es

Rocío Carrasco ha decidido contar cómo fueron los episodios de supuestos malos tratos vividos con Antonio David Flores cuando llevaban poco tiempo de relación y todo comenzó cuando estaban en casa de una amiga en la que estuvieron viviendo tras el accidente de la entrevistada con la moto. A la joven había que atenderla porque no se podía mover y ahí comenzaron los problemas: "En esa casa hay algún episodio de agresión verbal de él hacia mí. Ahí daba igual quién estuviera delante. Yo recuerdo agresiones verbales de 'inútil, no sirves para nada'".

"Yo en esa época estaba más gordita, no podía moverme, entonces me decía 'estás gorda'. Puede parecer una tontería el que de repente te digan 'pareces tonta' pero ya no es la palabra, es la forma, 'eres tonta, no te estás enterando'. Él tenía una cara de puertas para dentro, prepotente, todo lo sabía, tú no sabías nada, no se le podía discutir absolutamente nada y luego tenía la otra parte que era cuando había cámaras. Todo era maravilloso, todo eran besos, qué guapa y todo delante de la gente", relata Rocío Carrasco.

Quiso huir pero ella misma se lo impidió

El relato de Rocío Carrasco es verdaderamente estremecedor: "Cuando terminaba el día y te ibas a la cama, que era en el único momento en el que podías hablar estando en intimidad, me decía 'que yo te quiero, que hago esto por tu bien, no puedes cometer ese fallo o que si dices eso la gente va a pensar y es malo para ti'. Entonces tú dices 'claro'. En ese momento no lo ves, no te das cuenta de la gravedad que eso tiene y llega un momento en que lo normalizas". Sin embargo, todo esto pasa a un lado cuando la entrevistada cuenta un episodio de agresión, el primero que vivió con su pareja.

Rocío Carrasco y Antonio David besándose en un eventoRocío Carrasco y Antonio David besándose en un evento

"Sé que hubo una o dos veces que la cosa pasó a mayores, recuerdo un tirón de pelos. Me coge del pelo y me da para abajo pero no recuerdo el porqué. En ese momento siento que me quiero ir pero sabiendo que no lo voy a hacer y, por otro lado, pienso que estoy con una pierna que no me puedo mover pero me levanto y le reviento. Sin embargo no haces ninguna de las dos cosas", explica. En esa época suceden todos los problemas en la Guardia Civil de Antonio David Flores y toda su ira parece descargarla con su novia: "Subió a casa echándome la culpa de todo, que no le merecía la pena estar conmigo, que era todo por mi culpa".

"Hay muchos episodios en mi vida, de esa época, que no sé si será por defensa emocional pero los tengo como olvidados. Lo achaco a que, en aquella época, como el daño se me estaba ocasionando a mí yo lo daba todo por bueno, lo justificaba. Lo dejaba pasar", cuenta Rocío Carrasco. "Me dijo que me fuera con mi madre y que era una hija de puta. Después llega un llanto, llega un 'perdóname, estoy nervioso', llega un 'ay que ver todo lo que me está pasando' y llegan muchas cosas que yo justifico, creo y disculpo. Lo veía normal. Lo veo ahora y pienso que qué poco sabía aquel entonces que iba a ser mi verdugo", concluía.

Te puede interesar