Inés Arrimadas destapa su lado más personal en su paso por 'Mi casa es la tuya'

'MI CASA ES LA TUYA'

Inés Arrimadas destapa su lado más personal en su paso por 'Mi casa es la tuya'

La diputada de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña ha visitado el programa de Bertín para dar su opinión personal sobre el conflicto independentista.

Inés Arrimadas destapa su lado más personal en su paso por 'Mi casa es la tuya'

La diputada se ha postulado como la más ferviente oposición al independentismo, algo, que confiesa, le ha ganado el calificativo entre la gente de "chica valiente". Aún así, siempre hay voces que no comulgan con esta idea, tal y como desveló: "Yo recibo diariamente el odio y el cariño más espectacular. Si recibiera sólo uno me estaría tirando por un puente, pero así se compensa. Por otro lado, si sólo escuchara lo bueno me volvería tonta".

Inés Arrimadas y Xavier CimaXavier Cima, marido de Arrimadas, al teléfono

No obstante, para Arrimadas todos los comentarios políticos pueden llegar a tener un pase. Lo que no tolera, bajo ninguna circunstancia, son los machistas: "De mi dicen muchas cosas, buenas y malas, pero las que más me molestan son las que son de machismo". La diputada hacía referencia así al comentario de una internauta que deseó que fuera "violada en grupo". "Es la única vez que he denunciado un comentario", reveló. Asimismo, se atrevió con una evaluación general sobre machismo y política: "Hay machismo en la política, por ejemplo cuando a todas las mujeres se nos evalúa en lo que llevamos puesto".

Esto le hace plantearse a Bertín una cosa: "¿Nunca te has planteado tirar la toalla?" A lo que la política contestó: "De momento no, pero hay días que son difíciles".

Una andaluza en Cataluña

Inés Arrimadas nació un 3 de julio de 1981 y contra lo que muchos puedan pensar no fue en la Generalitat, sino en Andalucía, concretamente en Jerez de la Frontera. "Yo me siento de muchas partes. Me siento catalana, es donde vivo y donde he formado mi familia, me siento andaluza porque es el lugar donde nací y en el que me crié, me siento española porque es mi país y también me siento europea", explica la integrante de Ciudadanos. Esta múltiple nacionalidad es lo que le ha valido críticas de algunos compañeros de profesión, que no entienden cómo alguien 'ajeno' a la Generalitat pueda aspirar a su representación: "Alguna vez me han echado en cara no ser catalana, sobre todo algunos políticos. Sin embargo, ahora el problema se centra en que no soy independentista. Si vienes de fuera y encima no eres independentista es un problema para algunos", recalca, "compañeros".

Inés Arrimadas y Albert RiveraInés Arrimadas, Albert Rivera y Bertín Osborne jugando al futbolín

A este respecto, Arrimadas comentó en todo jocoso: "Yo invitaría a todos los mis compañeros independentistas a la feria de Jerez. Después de eso seguro que se animan a pensar que Andalucía -y el resto de España- también es su país".

"Llevaba mi carpeta forrada con fotos de Pep Guardiola"

Una de las confesiones más anecdóticas de la noche vino a colación del comentario de la andaluza sobre Pep Guardiola: "Yo siempre he sido culé, desde pequeña. De hecho, llevaba al colegio una carpeta forrada entera con fotos de Guardiola". El que fuera entrenador del Barsa, es una de las caras mediáticas más representativas del nacionalismo catalán, algo que no comulga con el pensamiento de Arrimadas, por lo que terminó concluyendo: "A día de hoy me voy a quedar con su etapa de futbolista y entrenador".

Inés Arrimadas y Xavier Cima celebrando su bodaInés Arrimadas y Xavier Cima celebrando su boda

Este aspecto demuestra que la política es capaz de separar las ideologías de la persona, tal y como explicó en el programa: "Yo he hecho amistades con gente de todos los partidos. Siempre prefiero ver a la persona y no a la etiqueta que lleva encima. Yo soy muy abierta a conocer a gente de todos los partidos, tanto que me casé con alguien de otro". La diputada se refiere así a su marido Xavier Cima, antiguo diputado del parlamento de Cataluña por Convergencia Democrática".

Y es que al final, haciendo balance, la política, que llegó de forma inesperada a la vida de Inés Arrimadas, terminó compensando: "Al principio me decían que como me iba a meter en política. Mis padres sufren mucho, siempre me quieren proteger, aunque creo que están orgullosos. Yo también estoy orgullosa de lo que hago, porque lo hago de corazón", concluyó.

Te puede interesar