Kiko Hernández en el balcón donde dio las Campanadas

Kiko Hernández, el colaborador más temible