• News
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
ENTREVISTA Lali, sobre el jurado de 'Factor X': 'Somos cuatro currantes y tenemos una historia de vida que nos ha llevado hasta aquí'
ENTREVISTA A BEKIA

Ulises Bértolo, autor de 'La Dama del Norte': "La vida de la narco Ana Garrido es de película"

Ulises Bértolo, autor de 'La Dama del Norte': "La vida de la narco Ana Garrido es de película"
Gemma Casado
Publicado el Domingo 16 abril 2023 10:00 Última actualización: Lunes 17 abril 2023 11:45
¡Comenta!
El abogado y escritor presenta su novela 'La dama del norte', basada en la impresionante historia de la narcotraficante Ana Garrido.

El escritor y abogado Ulises Bértolo presenta su nueva, 'La Dama del Norte', una historia basada en la vida de Ana Garrido, que no es un relato más sobre el narcotráfico de España, sino que trata desde una visión íntima y personal esta trepidante historia. Puede parece fruto de su imaginación, pero no. Ulises Bértolo sitúa a la perfección cada momento de la vida de Ana Garrido, preservando los rasgos y hechos más importantes y manteniendo la esencia de esa mujer de la Asturias minera, cuyos códigos éticos se vislumbran a lo largo de todo el libro. Una mujer que acabó por desdichas de la vida en la industria del crimen y llegó a hacerse la organización criminal más poderosa de Europa en lo que a droga se refiere y que cayó con la 'Operación Temple', operativo que marcó un punto de inflexión en el narcotráfico de España.

Ulises Bértolo presenta 'La Dama del Norte' / Foto: Javier OcañaUlises Bértolo presenta 'La Dama del Norte' / Foto: Javier Ocaña

Bekia: ¿Cuáles son tus primeras y recientes sensaciones respecto a la publicación de 'La Dama del Norte'?

Ulises Bértolo : Estoy muy contento. Siempre que uno termina un trabajo y se pone a disposición del público, empiezas a recibir las primeras impresiones aunque llevamos poco tiempo desde que se ha estrenado la novela en librerías, estoy recibiendo unas impresiones que me están encantando. Parece que lo que yo quise hacer con la novela, que es hablar más que de una narcotraficante, de una mujer que se dedicó al narcotráfico. Es decir, enfatizando el lado humano y eso está siendo entendido por los lectores. Así que, me encuentro muy contento de estos primeros días, con mucha promoción y también a disposición de los medios.

B: ¿Cómo llegó hasta a ti la historia de Ana Garrido, y en qué momento pensaste que de ahí podía salir una novela?

U.B. : Ocurrió como muchas cosas en la vida, por casualidad. Yo estaba empezando un proyecto literario distinto y entonces un conocido que trabaja en comunicación audiovisual había oído hablar de ella y me dijo: "Ulises, deberías ver la posibilidad, su vida es de película". Yo al principio Noe estaba convencido, no quería escribir del narcotráfico sin más. Mi ambición literaria era indagar más en el lado humano. Tuve una oportunidad de tener una entrevista con ella, este amigo era muy insistente y me dijo: "¡Que vayas, que vayas!". Me bastaron diez minutos para quedarme absolutamente seducido con la idea de contar su historia. Ya solo con los primeros apuntes de su vida, como su procedencia: Norte de España, pueblo minero, una familia humilde... dije guau, viene de las antípodas del narcotráfico. Eso aceleró en mí una curiosidad absoluta y encontré los elementos para poder hacer una novela.

B: ¿Siempre supiste que ibas a escribir esta novela en un estilo tan específico, al ser narrada en primera persona y de manera íntima, o se te fue ocurriendo?

U.B. : Lo supe desde el primer momento. Sentí la necesidad de contarlo de la mejor manera que pudiera transmitirse sus sensaciones, emociones, vivencias... al lector. Decidí que la mejor manera, aunque también la más complicada, era contarlo en primera persona. Me obligaba a ponerme en la piel del personaje literario inspirado en Ana Garrido y para mí fue una experiencia maravillosa, aunque me costó más la parte d ponerme ne su cabeza siendo una niña, porque esos primeros pasos quería agarrarlos muy bien, porque son los que forjan nuestro carácter y tienen que ver con lo que después le ocurrió, sobresalto tras sobresalto, tanto en su trabajo como en su vida personal.

La novela narra la historia de Ana Garrido en primera persona / Foto: Javier OcañaLa novela narra la historia de Ana Garrido en primera persona / Foto: Javier Ocaña

B: Te entrevistaste con ella en 2020, ¿habéis estado en contacto todo este tiempo en el que tú ha sido escribiendo el libro?

U.B. : Sí. En las primeras reuniones en las que quedé con ella tenía una idea preconcebida de la persona con la que me iba a encontrar y me encontré con una mujer distinta. Por otro lado, era una persona cercana y afable peor poco dispuesta a hablar de su vida privada, esto quizás fue lo que más me costó, derribar ese muro para meterme detrás de la reclusa y la narcotraficante. necesitaba todo aquello que me podía dar: Sus deseos, sus anhelos, sus miedos... Ese lado humano. Alguien que se dedica a aquello no es un robot, es una persona sin miedo y sin vida. Esas contradicciones, los hechos terribles que le ocurren ya desde pequeña y sus decisiones personales, su camino o atajo... Ese camino que escogió Ana Garrido, por lo que le ocurre, quiere ganar dinero y alcanzar una especie de libertad de esta manera y las consecuencias a las que esto le lleva. Todas esas razones fueron las que me motivaron y también a lo que más me costó llegar en esas entrevistas. Lo que hice fue tener un trato continuo, incluso a través de WhatsApp, es una herramienta que funciona bien. En el momento que yo tenía ue representar una situación, yo me preguntaba: '¿Cómo pensaba ella en esa situación?'. Yo en las entrevistas sacaba muchas conclusiones que había en el reverso de las palabras y en cómo se expresaba, todo el reflejo de la expresión de su rostro. Esa es la parte que me interesaba y por eso quería estar en contacto constante con ella.

B: Entonces, ¿ella se mostró siempre predispuesta para atenderte, una vez supo que ibas a escribir sobre su vida?

U.B. : Sí, ella quería que su historia fuera narrada. Es como si para seguir siendo ella misma tuviera que hacerlo. Se lo propuse después de esa entrevista en la que vi que todo me cuadraba. Tenía que ser capaz de derribar ese muro y entrar en su lado personal, era mi ambición. Cuando vi que lo conseguía, ella se puso al servicio de esta historia y desde el principio yo vi que esa área privada que ella quería mantener podría llegar a ella para obtener esa parte esencial.

La protagonista y el escritor mantuvieron contacto durante toda la redacción del libro / Foto: Javier OcañaLa protagonista y el escritor mantuvieron contacto durante toda la redacción del libro / Foto: Javier Ocaña

B: ¿Fue difícil acceder a ella y a ese primer testimonio la primera vez que te viste con ella?

U.B. : No, esta persona que te decía que trabaja en el mundo audiovisual sabía que yo no estaba muy por la labor, me lo puso muy fácil. Me llamó y medio la posibilidad de tener una entrevista personal. Yo aproveché que tenía un viaje a Málaga, ella vive normalmente en Marbella, aunque en este momento se encuentra recluida y nuestras conversaciones tanto presenciales como por teléfono se produjeron antes de que entrara en prisión. Cuando entró, ya tenía material suficiente para crear mi propio universo y tirar hacia delante con la historia. Esa primera entrevista fue en una terraza de la calle Larios y fue de lo más cordial e interesante. Yo iba con un bloc y un bolígrafo y le tuve que decir: 'No, tenemos que parar. Necesito una cámara y mucho más'. Me cogió con el paso cambiado, no pensé que fuera a encontrar una novela que me dejaría la piel por contar, incluso con esa necesidad de tener que conocer también la otra parte, la otra cara de la moneda: La investigación policial que se desata sin conocerla a ella. La historia me obligó a abrir una segunda voz, el personaje literario del policía, inspirado en uno de los agentes que participaron en el operativo y que terminó con la detención de Ana Garrido.

B: Hablando de Ana Garrido, me acabas de decir que se encuentra recluida, ¿has hablado con ella desde que se ha publicado el libro?

U.B. : No he podio hablar con ella, pero mantengo comunicación con ella a través de su hijo. Yo hablo con él y él con ella. Aunque ahora mismo, hace poquitos días que salió el libro, ya está en sus manos.

B: Su hijo juega un papel muy importante en su vida y en el libro, por cierto.

U.B. : La historia con su hijo es una historia de amor, es el hombre de su vida y el único que no la defrauda. Ella estaba dispuesta a hacer por él cualquier cosa. Es importante pensar que ella pasó muchos años en la cárcel, cómo se conjuga ese paso del tiempo en su relación. Cada día que pasa su hijo, poco a poco, se va a alejando debido a que se hacía mayor sin ella. esa contradicción de emociones me pareció inmensa.

Ana Garrido ahora mismo se encuentra en prisión / Foto: Javier OcañaAna Garrido ahora mismo se encuentra en prisión / Foto: Javier Ocaña

B: Tras haberte metido en la cabeza de Ana Garrido para escribir este libro, si tuvieras que elegir tres palabras para describir su historia, ¿cuáles elegirías?

U.B: : Trágica, apremiante y tremenda. Sobre todo, apremiante, su vida ha sido como una carrera. Tiene mucho que ver su sangre minera en las cosas que cuenta y en esa forma de los minero de sobreponerse a la adversidad, eso la ayudó también a superar el miedo. La manera de la que gestionó ese miedo, que es como una balanza entre lo puedo ganar y perder, es una fuente de contradicciones. Esa capacidad es un hilo conductor a lo largo de la historia es un elemento esencial. Al final eso la hace prevalecer sobre muchos hombres.

B: Al final también es una historia de feminismo, ¿no? Una mujer liderando ese mundo de hombres y en aquella época...

U.B : Claro. Ella es de una Asturias profunda, donde el esfuerzo y el trabajo es lo que cuenta y las mujeres gobernaban solo en las casas y confiaban en que sus hombres regresasen de una mina muy caprichosa capaz de tragárselos en cualquier momento. Para ella era muy difícil abrirse camino y más en ese mundo de hombres, se tuvo que labrar un nombre. No fue mi intención hacer una novela feminista, pero sí se refleja en la novela lo que yo pienso de las mujeres. Mi abuela se echó a los hombros a un hombre roto por la guerra y a sus cuatro hijos para buscar una mejor vida. Las mujeres se bastan por sí solas, no necesitan a los hombres y eso se refleja en el libro, concretamente con el personaje de Camille. Ella era una mujer francesa que Ana Garrido conoce de pequeña y se convirtió en ella en una especie de tótem, es la mujer en la que le habría gustado convertirse de mayor. Camille siempre le decía lo mismo: 'Tú piensa por ti misma, niña'. Hay una parte importante de mí en el libro, al tener que relatarlo en primera persona. Yo he vivido con mujeres toda mi vida y ha sido un viaje fascinante para mí ponerme en esta situación.

La novela se sirve también de una voz policial / Foto: Javier OcañaLa novela se sirve también de una voz policial / Foto: Javier Ocaña

B: La otra voz de la historia es un agente inmerso en la 'Operación Temple', que fue la que logró desarticular este cártel de la droga colombiana. Ya has dicho que conseguiste hablar con un agente que estuvo en primera persona, ¿cómo fue aunar estas dos voces tan contrarias en una misma historia?

U.B : Partiendo del supuesto de que son totalmente contrarias porque cumplen ambos papeles, perseguidor y perseguido, fue entrando totalmente en los entresijos de la operación. Me gusta documentarme al máximo, aunque luego la que use en la historia sea la mínima, hay que asegurar la similitud y la veracidad adecuada a la historia. Conocí la vida de los agentes y cómo preparan todo, la prudencia y rigor, la paciencia y perseverancia, la intuición... Esa operaciones no son fáciles. Pensé que tenía que construir un personaje que diese este punto de vista. Son personas, los policías, que han escuchado horas y horas de conversación. Estas horas les da tanta información que les permite conocer a las personas, e incluso lo que más me sorprendió es el estereotipo tan arraigado que tenemos de que todo el que se dedica al narcotráfico es un malo desalmado, pero la policía distingue a los diferentes tipos de persona que se dedica a esto. Hay gente normal que se dedica a esto y eso es lo verdaderamente dramático. Los policías distinguen a las personas que entran en el crimen porque sí y a las personas que no tienen ese instinto criminal, son diferentes perfiles. Ellos me llegaron a transmitir que si Ana hubiera tomado las decisiones adecuadas en su vida, hubiera sido una gran empresaria, estos policías me dijeron: 'Hubiera vendido hasta tomates sal por mayor, igual que vendía droga. Tenía ese talento natural'.

B: La policía y los criminales son personas que acaban conociéndose muchísimo, ¿no? Tras tantas horas de interrogatorios e investigación..

U.B: Exactamente, incluso no se genera una relación de amistad como tal, sí un seguimiento a lo largo de la vida. Ellos cumplían con su deber, mientras que Ana Garrido y sus códigos éticos de la Asturias minera me contaba: 'Yo no delaté a nadie. No soy un sapo. Los demás intentaron buscar ventajas y reducciones de condena, pero yo no'. El pasado, el entorno, la atmósfera se impregna en todo momento de esos códigos sobre salvar al compañero. Este aspecto de Ana, también la Policía, tras tantas horas con ella, lo llega a conocer. Además, se dan situaciones en que la Policía luego se preocupa por esas personas y a lo mejor preguntan por ellos e incluso sí que pueden llegar a tener algún tipo de vínculo de amistad a lo largo de los años. Eso es lo tremendo del asunto. Esta fue su vida, como ella me dijo: 'La que me tocó vivir'. Sin buscar en ningún momento que esto fuese un mensaje moralista, no intento que haya una redención social de lo que hizo, pero tampoco intento juzgarla ni culpabilizarla, ni absorberla. Simplemente, contar una vida y que sean os lectores los que puedan, sin ningún condicionante previo, llegar a sus conclusiones.

B: Esto que comentas desarmaría un mito, nadie se imaginaría que los policías acaban preocupándose por los investigados y criminales.

U.B : Ellos hacen su trabajo y en este caso, se dedicaron a desarmar el mayor alijo de droga de Europa. Sin embargo, los policías son personas, que por mucho que sepan cumplir con su deber, distinguen la psique y el carácter de unos y de otros. Es algo que hay que conocer. También esto debe ponernos alerta. Es decir, hay personas "normales", que por una razón u otra, participan en la industria del crimen. Sin quitarle tampoco ningún tipo de responsabilidad a las decisiones que uno toma, pero esto debe servir para hacer una reflexión colectiva. Todo el mundo se puede ver tentado en algún momento de hace algo que no es correcto, salvando las distancias. La naturaleza humana es así.

Ulises Bértolo también contactó con los policías implicados en la historia / Foto: Javier OcañaUlises Bértolo también contactó con los policías implicados en la historia / Foto: Javier Ocaña

B: Volviendo al libro, a parte del personaje de Ana Garrido ¿Cuál es el personaje favorito del escritor?

U.B : Es Camille. Representa una mujer fuera de su tiempo por lo transgresora que es, su manera de pensar, cómo le transmite las cosas a Ana. Es un personaje literario del que he disfrutado escribiendo y construyendo su personalidad. También inspirado en una persona que estuvo en la vida de Ana Garrido cuando ella era una adolescente, aunque está presente durante toda la historia y se podrá encontrar el lector alguna sorpresa respecto a ella. Con ella empecé realmente la novela. Antes de que ella apareciese, el libro era como una especie de crónica, simplemente relatando los hechos, lo que no quería que ocurriese. No es una vida contada en términos biográficos, ni mucho menos. Esto lo recuerdo, además, como una anécdota con mi editora. La novela lo demuestra por sí sola en las 120 hojas previas, la manera en la que la irrupción de Camille hace que la novela se desate, adquiera sentido y cada pieza encaje en su puzzle. Todos los elementos de una vida puesto al servicio de una novela, incluso la parte legal. No es una crónica legal ni policial, no he querido aburrir en ningún caso al lector con datos de documentación, más allá de lo necesario y acontecimientos tremendos que ocurren durante el juicio, importantes al servicio de la historia. Lo necesario para permitir al lector ubicarse en todo momento.

B: Esta novela se centra en un cártel de la droga colombiana, cuya base de operaciones era Madrid ¿Qué relación los capos y la droga gallega, muy presente en la época, en esta novela?

U.B : Se trata de una organización operando en España, con una vocación de convertirse en la puerta de entrada de cocaína en Europa. Por ello fue tan importante este operativo, la Operación Temple desarticuló esta organización. Entonces, es un éxito enorme, es un punto de inflexión en la lucha contra el narcotráfico en nuestro país.

B: ¿Tu profesión como abogado te ha influido a la hora de escribir esta novela?

U.B : No, en absoluto. No escribo sobre las cosas que tienen que ver con mi experiencia como abogado porque mientras me sienta útil a la abogacía y me siga apasionando, no quiero meterme en cuestiones criminales que se parezcan a mi trabajo. Yo no trabajo en Derecho Penal privado ni en cuestiones de narcotráfico, mi especialidad son otras cuestiones en las que no me interesa meterme. Me interesa como novelista indagar en la parte no evidente de lo que somos, la que no enseñamos en público. Somos como microcosmos, podemos decir una cosa, pero ¿En qué estamos pensando? Desde esa parte interna yo construyo las historias.

Ulises Bértolo es abogado de profesión / Foto: Javier OcañaUlises Bértolo es abogado de profesión / Foto: Javier Ocaña

B: ¿Dónde se sitúan los límites de la realidad dy la ficción en 'La Dama del Norte'?

U.B : Fue un reto. Estamos hablando de una novela, por lo que hay una dosis de realidad y una de imaginación o historia construida en la que los hechos están establecidos y los personajes al servicio. Pero, siempre he querido mantener los rasgos reconocibles de Ana Garrido y además, los hechos importantes, que por mucho que parezcan fruto de la imaginación, ocurren en gran parte de lo que se cuenta: Persecuciones, cambios de identidad, operaciones millonarias, lujo, situaciones dramáticas... Todo ello son hechos que y adquiero y absorbo para ponerlos al servicio de esta novela. Son perfectamente reconocibles, es para mí importantísimo que ella esté en esencia como madre, hija, hermana... Tiene un pacto con una de sus hermanas desde pequeña: 'O tú o yo lo conseguiremos'. Todas las partes importantes de su vida están presentes, una absoluta conjunción par que todo será verosímil, que no necesariamente veraz.

B: Hablando de ficción, ¿te gustaría que esta historia se llevase a la pequeña o grande pantalla?

U.B : Decirte que no sería una barbaridad. Para cualquier autor es un sueño, siempre sabiendo que son lenguajes distintos. Incluso he tenido alguna conversación, ya hay interés mostrado en este aspecto, uno se da cuenta de que los tiempos y lenguajes requerido son diferente.

B: Esto que hablamos de los diferentes lenguajes...¿A ti te gustaría intervenir de forma activa, por ejemplo en el guion, aunque no sea a lo que estás acostumbrado a trabajar?

U.B : Algo he hecho, algún pinito con colaboraciones. Sin embargo, sería por mi parte una osadía, me pondría al servicio de alguien que realmente conoce sobre guionizar porque tiene mucho que ver con las estructuras. Aunque, lógicamente, el que construye una historia y un universo puede ayudar al que marca el tempo y narrativa audiovisual.

Artículos recomendados