Muere Aline Griffith, Condesa de Romanones, a los 94 años: así fue la vida de la aristócrata espía

UNA VIDA INCREÍBLE

Muere Aline Griffith, Condesa de Romanones, a los 94 años: así fue la vida de la aristócrata espía

Aline Griffith, Condesa de Romanones, fue sin duda una mujer especial, con amigos muy influyentes, muchos secretos y una vida llena de aventuras.

Muere Aline Griffith, Condesa de Romanones, a los 94 años: así fue la vida de la aristócrata espía

Viuda del III Conde de Romanones y Grande de España, Luis Figueroa y Pérez de Guzmán, Aline Griffith, ha fallecido el 11 de diciembre en Madrid a la edad de 94 años. Desde muy joven, la aristócrata se convirtió en una figura clave de la alta sociedad española y llegó a codearse con importantes miembros de las Casas Reales de Europa.

Aline Griffith de joven posando como modeloAline Griffith de joven posando como modelo

Sin embargo, más allá de por los títulos que consiguió por su matrimonio, Aline Griffith destacó con nombre propio gracias a su carácter extrovertido y cercano, así como por la intensa e increíble vida que llevó.

Una de sus experiencias más intensas fue durante la década de los 50, cuando fue reclutada como espía por la Office of Strategic Service estadounidense, llegando a reunirse con importantes miembros de la KGB soviética cuando se la conocía bajo su nombre clave, Butch o Tigre.

Aline Griffith de joven en la Feria de SevillaAline Griffith de joven en la Feria de Sevilla

A pesar de ello, la aristócrata ha permanecido siempre muy fiel a su intimidad, negándose a que se realizara ningún tipo de memorias o películas sobre ella, asegurando siempre "moriré con mis secretos".

Una mujer adelantada a su época

Lejos de quedarse en la figura tradicional de la mujer aristócrata, Aline Griffith destacó siempre por su lado aventurero, mostrando grandes dotes en el manejo de las armas y conduciendo vehículos a gran velocidad, aunque sí que amaba las joyas, de las cuales le encantaba contar su historia, dónde habían sido creadas y quiénes habían sido sus antiguos dueños. Con el III Conde de Romanones tuvo tres hijos, Álvaro, Luis y Miguel, con los cuales mantenía una estupenda relación.

La Condesa de Romanones junto a dos de sus hijosLa Condesa de Romanones junto a dos de sus hijos

Sin lugar a dudas, la vida de Aline Griffith puede usarse para ilustrar el glamuroso retrato de la alta sociedad internacional. Era buena amiga de los Duques de Windsor con lo que desayunaba en su casa de París, era muy amiga de Jacqueline Kennedy cuando era Primera Dama de Estados Unidos, y tuvo amigos tan destacados como los presidentes Richard Nixon y Ronald Reagan, las actrices Ava Gardner, Audrey Hepburn y Grace Kelly o la Duquesa de Alba. Una vida alucinante de una mujer avanzada a su época que dejará un bonito recuerdo en todos los que la conocían.

Te puede interesar