Lorena Franco: "Mi novela 'El lugar donde fuimos felices' está cargada de subtramas con mucha denuncia social"

ENTREVISTA BEKIA

Lorena Franco: "Mi novela 'El lugar donde fuimos felices' está cargada de subtramas con mucha denuncia social"

Lorena Franco ha publicado su tercera novela, 'El lugar donde fuimos felices', de la que nos habla en esta entrevista.

Lorena Franco: "Mi novela 'El lugar donde fuimos felices' está cargada de subtramas con mucha denuncia social"

Lorena Franco es escritora y actriz española y con sus libros ha conseguido captar a 250.000 lectores de todo el mundo. Se inició en Amazon, lo que le llevó a convertirse en una de las escritoras más leídas y mejor valoradas gracias a su novela 'La viajera del tiempo'. Ahora, la autora presenta uno de sus nuevos libros, 'El lugar donde fuimos felices', una historia llena de secretos ocultos que acaban saliendo a la luz entre los, aparentemente tranquilos, habitantes de Llafranc, una bonita localidad de la Costa Brava.

Lorena Franco leyendoPLorena Franco leyendo / Foto: Instagram

Bekia: 'El lugar donde fuimos felices' es el tercer libro que sacas en 2022, ¿llevas mucho tiempo trabajando en él?

Lorena Franco: Pues lleva dos años esperando ver la luz, así que ha sido un libro que se ha mimado mucho. Sobre todo en el perfil de los personajes, en lo que es la trama y en todo. Se empezó a escribir hace dos años y durante este último año han sido todo correcciones.

B: ¿Cómo aparece la idea de la novela?

L.F.: Lo primero que pensé para esta novela fue la ambientación, en un pueblo de la Costa Brava, y los dos escenarios principales, que son un instituto muy elitista como es Magno y una discoteca muy controvertida como es Faro. Entonces, teniendo la ambientación del pueblo y estos dos escenarios clave, llegaron luego los personajes y todo lo que ocurría, la trama principal cargadita de subtramas con mucha denuncia social, de darle visibilidad a temas como pueden ser el acoso escolar, la trata de blancas... Pero sobre todo 'El lugar donde fuimos felices' es una historia de personajes, también partiendo de la base de que no solamente esos personajes tienen secretos sino que también hay lugares en la trama que tienen también muchos secretos.

B: El papel de Llafranc en la historia es muy relevante, ¿qué hizo que eligieras este lugar para ambientar la historia?

L.F.: Lo elegí porque es un pueblo muy pequeño, de hecho es tan pequeño que no tiene ni colegio ni instituto, de ahí que Magno, que es un instituto ficticio, fuera ubicado en Palafrugell, que está a 10 minutos. Claro, no es lo mismo ubicar un asesinato en una ciudad, que pasa más desapercibido, que en un pueblo donde todos se conocen. Además es un pueblo que en verano está lleno de gente, pero en invierno, que es cuando transcurre la trama, hay muy poquita gente, los que viven ahí y pocos más. Entonces quería eso, un pueblo pequeño, bonito, como es Llafranc, y de gran poder adquisitivo, porque es cierto que ahí se mueve mucha gente de poder.

B: ¿Cuál crees que es la clave que hace que el lector se enganche a la historia?

L.F.: Yo creo que en este caso se acortaron mucho los capítulos y luego cada final de capítulo te deja con la miel en los labios, de querer saber que más les puede pasar a los personajes. Es una novela que empieza fuerte y que el misterio, la acción, se mantiene durante toda la novela. Es una novela también muy reflexiva, muy de personajes, pero continuamente están pasando cosas: asesinatos, secretos que se desvelan, situaciones, acciones, los lugares... Yo creo que también los personajes tienen un gran atractivo, por ejemplo, mi preferido es Nuno Ventura. Son personajes que evolucionan mucho a lo largo de la trama, que no son los mismos en la primera que en la última trama, y la percepción del lector va cambiando. Yo creo que son estos motivos los que impulsan al lector a no querer dejar de leer y a interesarse por ellos y empatizar.

B: La estructura del libro está formada por capítulos muy breves, ¿por qué decides organizar el libro de esta manera?

L.F.: Pues para crear un enganche. Yo no concibo la literatura sin que no sea de entretenimiento, de desconexión y claro es una novela de más de 400 páginas, es extensa. Yo como lectora agradezco los capítulos cortos, de esos de uno más y me voy a dormir, y cada vez los agradezco más, me gusta como lectora y lo he querido también poner en esta novela. También viendo un poco el mundo 'bookstagramers' y sus preferencias, pues agradecen mucho los capítulos cortos y por ello, a pesar de que hay capítulos un poco más extensos como el diario de Blanca, la mayoría son capítulos cortos, ágiles y que te dejan con ganas de más.

B: Tienes una gran variedad de personajes en la novela, ¿qué podrías decir de ellos?

L.F.: Son muchos protagonistas y muy distintos entre ellos, como Blanca o Paula, y es verdad que en las anteriores novelas el personaje masculino no tenía tanta importancia, tanta carga, como la tiene en esta novela con Nuno Ventura. Es la primera vez que un personaje masculino lleva todo el peso de la trama. Luego también está el diario por fascículos de Blanca Roca, que es una voz muy diferente a la voz que narra las historias de Paula y Nuno, es una voz más delirante, muy traumatizada, y podemos llegar a entender sus errores por todas las situaciones que ha vivido en el pasado.

Lorena Franco escribiendoLorena Franco escribiendo / Foto: Instagram

B: En 'El lugar donde fuimos felices' introduces el romance dentro del thriller, ¿qué crees que aporta ese romance al género principal de la novela?

L.F.: Yo creo que aporta un poco de luz entre tanta oscuridad, porque claro pasan cosas terribles y la historia de amor de esta novela que, para mí, es la más pasional y la más bonita que he escrito de todas mis novelas, es una historia que quedaba muy bien, que fluyó muy bien desde el principio. Y me gustó mucho inventarla y crearla. Le aporta un poco de luz entre tanta sombra, le da también un poquito de salseo dentro de la ficción. En un thriller, cuando una historia de amor no cuadra o se ve forzada es mejor no incluirla, pero es que la química entre los dos personajes que viven esta historia fue muy obvia y muy evidente desde el principio y tenía que haberla sí o sí, no se podían quedar sin historia de amor.

B: El thriller es un género característico de tus obras, ¿qué hace que te decantes por elegir este género por encima de otros?

L.F.: Yo como lectora leo mucho thriller y es el género que más me entretiene, que más adicción me crea, siempre tengo ganas de leer thrillers, no me canso. Como escritora también me gusta resolver los enigmas, el poder dar visibilidad a problemas de la sociedad, que por desgracia tenemos, y crear personajes con muchas sombras, con muchos secretos, personajes poliédricos, más complicados que en cualquier otro género. Luego también me gusta todo lo que les va ocurriendo en el thriller, sin caer en muchos tópicos, aunque es inevitable muchas veces, pero cada uno tiene su propio estilo, su propio sello. Es un género que, tanto como lector y como escritor, crea mucha adicción. Además que yo en mis thrillers no utilizo la figura de un policía o un inspector, sino que son personas normales y corrientes. No hay una investigación policial como tal, son personas que por un motivo u otro se ven envueltas en un caso de asesinato, desaparición o lo que sea, como ocurre en este caso.

B: La historia está organizada en pequeñas dosis de información que van llegando a Paula y al lector al mismo tiempo, ¿dirías que Paula y el lector acaban siendo la misma persona?

L.F.: Sí, podría ser, lo que pasa que al final el lector sí que lo termina sabiendo todo, no hay secretos para el lector, pero Paula sí que se queda sin información respecto a algunas cosas que además le incumben mucho. Podría decirse que sí, pero con respecto al tiempo que Paula va recibiendo los diarios y la información del pasado. Es una novela con muchos giros, algunos previsibles, otros menos previsibles, hasta que llega al giro final que todo thriller tiene que tener. Aun así sí que creo que el lector va un pequeño paso por delante de Paula siempre. Ya que la diferencia es esa, el lector termina completando el rompecabezas y a Paula le quedan todavía muchas respuestas a preguntas que ya ni siquiera se formula, porque con respecto a algunos asuntos ha dejado de poner interés.

B: ¿Qué fue lo más complicado a la hora de escribir esta novela?

L.F.: Lo más complicado fue la voz de Blanca, que, sin estar, está muy presente a lo largo de toda la novela y escribir su diario fue complicado, por todo el peso del pasado que ella carga a sus espaldas, por toda la culpa... es una voz muy atormentada, muy delirante. Entonces, yo cada vez que tenía que escribir las partes de su diario lo pasaba muy mal, porque hay partes que, sin caer en el morbo de explicar lo que le pasó, con una simple frase la mente juega contigo y te hace imaginar cosas que no están escritas pero que puedes intuir. Y fue muy complicado, más que nada, por eso, porque era una mujer atormentadísima, ocultaba muchas cosas y escribir como si hubiera escrito ella de su puño y letra ese diario fue muy complicado.

Lorena Franco en 'Pamplona Negra'Lorena Franco en 'Pamplona Negra' / Foto: Instagram

B: ¿De dónde viene el título de la novela?

L.F.: Viene de la frase de Ribeiro que aparece al principio: 'También mueren los lugares donde fuimos felices'. Claro, 'El lugar donde fuimos felices' no es un título muy de thriller, pero yo pensaba en la frase de Sabina 'allí donde fuiste feliz nunca debes tratar de volver' y, finalmente, di con esta frase de Riveiro. Ahí fui donde dije, vale, 'El lugar donde fuimos felices', que no tiene que ser Llafranc y tampoco tiene que ser precisamente un lugar. Yo concibo los lugares o el recuerdo que tengo de esos lugares por las personas que me acompañaron, entonces va un poco en ese sentido, por las personas, por la historia de personajes y por lo que se va descubriendo sobre Blanca, sobre todo.

B: Con tu forma de escribir haces que las emociones y todo lo que viven y sienten los personajes de 'El lugar donde fuimos felices' lleguen al lector, ¿cómo consigues lograr transmitir eso?

L.F.: Pues sufriendo mucho, porque claro, cuando tú estás trabajando en un proyecto no solo trabajas en él cuando estás delante del ordenador, sino que duermes con los personajes o estás viendo la tele y no te enteras de lo que pasa porque estás dándole vueltas a la historia y la próxima escena que toca. Entonces, aunque sé lo que quiero contar y sé hacia dónde quiero ir y sé cómo va a ir toda la trama, me gusta ir conociendo a los personajes sobre la marcha y que todo fluya de una manera muy orgánica y muy natural. No me fuerzo a que, por ejemplo, el final que yo tenía pensado no me cuadre y tenga que ser ese sí o sí, sino que dejo varias vías abiertas y uno de esos finales es el que puede ser. Yo soy de las que cree que si lo que va sucediendo en la novela y el final sorprenden al escritor, al lector mucho más. Pues entonces hago eso, aunque tengo las ideas claras dejo que la trama fluya y piensas en la novela las 24 horas del día y es magia cuando al final lo consigues, porque significa que la historia funciona.

Te puede interesar