Carla de La Lá: "Esta novela es lo más difícil que he hecho. Tener un hijo y plantar un árbol es bastante fácil"

ENTREVISTA BEKIA

Carla de La Lá: "Esta novela es lo más difícil que he hecho. Tener un hijo y plantar un árbol es bastante fácil"

Hablamos con la periodista Carla de La Lá sobre su primera novela, 'Qué te importa que te ame'.

Carla de La Lá: "Esta novela es lo más difícil que he hecho. Tener un hijo y plantar un árbol es bastante fácil"

Carla de La Lá es escritora, periodista y columnista de opinión, además es profesora de la Universidad CEU San Pablo y dirige la oficina de la agencia Globe Comunicación en Madrid. Su primera novela, 'Qué te importa que te ame', nos presenta una historia que nos lleva desde el México de la primera mitad del siglo XX hasta el Madrid de la Transición. Una novela que pasa por la vida y la relación de Lulú y España, bajo la atenta mirada de Venezia, la madre de Lulú, que las acompañará durante su camino, aunque sea un fantasma.

Carla de La LáCarla de La Lá / Paloma Rodríguez Barceló

Bekia: ¿En qué momento nació la idea de la novela?

Carla de La Lá: Es una novela que tiene mucho de real. Tiene mucho de personajes de mi alrededor, de las personas que yo quiero. Tiene mucho de la historia de familiares míos, de mí misma. Tiene mucho, no diría de autobiográfico, pero sí de biografías muy cercanas a mí. Entonces yo creo que es una historia que yo he mamado y he vivido desde niña. Cuando me ofrecieron la oportunidad de escribir una novela para Planeta solo tuve que abrir la puerta de todos mis recuerdos y contarlo un poquito ficcionado.

B: ¿Fue muy complicado el proceso de escribir el libro?

C.L.L: Sí, fue muy complicado. De hecho es lo más difícil que he hecho en mi vida. Dicen que plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. A mí me parece que las dos primeras cosas, el hijo y el árbol, son bastante fáciles, creo que las hace cualquiera, pero creo que una novela no. Creo que requiere de mucha disciplina, sacar mucho de dentro, de uno mismo. Me parece muy difícil y más si no te dedicas solo a eso y si no eres una rica heredera, como es mi caso. Para mí fueron muchas noches sin dormir, fines de semana, vacaciones y he estado tres años prácticamente sin parar.

B: ¿Cómo te decantaste por titular la novela 'Qué te importa que te ame'?

C.L.L: La verdad que no fue una cosa directa en absoluto. El título salió después de otros muchos títulos que pensé. Era un título adecuado que gustó en la editorial, pero no es algo que yo tuviera en mente desde el primer momento. Lo que pasa es que sí que el interés que tiene el título es que las protagonistas de la novela se meten en situaciones un poco dramáticas a las que reaccionan de manera un poco impertinente, ellas hacen lo que quieren. Por eso ese título es un poco impertinente también, un poco retador, qué te importa a ti lo que yo haga. Tiene algo de eso y eso es lo interesante del título.

Carla de La LáCarla de La Lá / Paloma Rodríguez Barceló

B: ¿Tienen algo de ficción los personajes?

C.L.L: Bueno, casi todos los personajes que salen en la novela, por no decir todos, son reales. O son una persona en concreto que yo conozco o algunos parten de dos o tres personas que yo conozco, incluso tienen parte de mí. Y las situaciones que ocurren la mayoría son verdad. No he tenido que inventar mucho. De hecho he omitido cosas, porque yo pienso que la realidad supera con creces la ficción.

B: ¿Por qué quisiste contar la historia de México?

C.L.L: Mi madre es mexicana y yo he vivido en México, conozco muy bien ese país y me gusta mucho el carácter y cómo opera la magia en Latinoamérica. Yo quería contar y tenía dentro esa historia de parte de mis orígenes que son mexicanos. Y ahí está, mezclada con los españoles. Mi padre es español, mi madre es mexicana, quizá vino de ahí.

B: ¿Qué crees que representa el personaje de Venezia en la historia?

C.L.L: Representa un poco la objetividad, porque yo necesitaba un personaje que pudiera narrar la historia de manera lo más objetiva posible, dentro de que es imposible la objetividad en las personas vivas. Si está muerta tendrá una mayor objetividad y compasión, porque cuando ya está fuera del problema, está desde la barrera, yo creo que se puede contar con más objetividad y más cariño. Entonces, quizá, la posible objetividad que puede tener un ser humano la tiene ella porque no es un ser humano, sino un fantasma.

B: ¿A qué se debe que aparezcan personajes famosos en tu novela?

C.L.L: El personaje de España es un personaje de la alta sociedad y de la farándula en España. Del mismo modo en la Hacienda Palma Gorda de México eran una familia muy prominente que recibían a personas importantes de México DF. Entonces, como eran personas que se codeaban con famosos o con personas conocidas, pues así lo he contado, para darle más verosimilitud.

B: ¿Cómo muestra el personaje de España el ambiente de la época de su país?

C.L.L: Lo muestra desde el punto de vista femenino, no de una mujer convencional, porque la mujer convencional en esa época no se divorciaba, no tenía amantes y, desde luego, no se enrollaba con gitanos y no se hacía la mejor amiga de su interna ni se llevaba a una cubana a su casa. Ella es una excepción en ese mundo lleno de convencionalismos, en ese mundo heteropatriarcal en el que estaba sometida la mujer. Es una mujer que rompe esas cadenas y sale de ellas como puede, llena de heridas y magulladuras, pero sale de ahí.

B: ¿Qué personaje dirías que te representa más?

C.L.L: El personaje que es más yo es Venezia, claramente. Aunque en todos hay de mí, pero sobretodo yo me identifico con Venezia. Los juicios de Venezia son los que probablemente haría yo siempre. Y quizá sus equivocaciones también. Me identifico mucho con ella, es una mujer bondadosa, muy romántica y muy sentimental y con mucha compasión. Y guapa, sobretodo.

B: ¿En qué ha influido tu profesión como periodista?

C.L.L: Quizá ha influido en que haya tantas personas famosas o en haber relatado la historia de México y de España. Me he documentado mucho, quizá esa ha sido la parte buena de ser periodista, que he querido darle muchísima verosimilitud dentro de que la historia es de ficción y que está llena de fantasía y surrealismo. He querido que la verosimilitud no falle en ningún momento, y que los datos sean los que son.

B: A la hora de escribir la novela, ¿cuáles fueron tus influencias?

C.L.L: Yo escribía desde niña y siempre quise ser escritora, pero yo lo que sobretodo leía y escribía era poesía. Yo soy una poeta que no ha salido del armario. Tengo el decoro de no enseñar mis poemas a nadie, pero es de dónde he venido, de la poesía.

B: ¿Cómo definirías el género de la novela?

C.L.L: El género de la novela a lo mejor se podría llamar el género La Lá. No he intentado escribir de acuerdo a ningún género, simplemente he escrito cómo escribo yo, que es también como hablo yo. Es como escribo en mis columnas, es un lenguaje directo, profundo, desdramatizador, que creo que caracteriza mucho mi forma de escribir y mi forma de pensar. Yo soy una persona, como autora, como periodista y como persona en general, bastante omnívora. He bebido de muchas fuentes literarias. He leído de todo, me gusta mucho desde lo realistas rusos hasta los mexicanos, pasando por novela moderna, clásicos, poesía de todas las épocas. Supongo que aquí hay una mezcla de todo lo que me ha gustado, que son muchas cosas.

B: ¿Cómo piensas que los lectores van a acoger tu historia?

C.L.L: No tengo ni idea. No lo se porque soy primeriza. Lo que sí que creo es que es una novela que tiene para todo el mundo, porque es muy grande, porque hay muchos personajes distintos, distintas épocas, distintas situaciones. Creo que hay drama, pero también mucho humor. Hay frivolidad, pero también mucha filosofía profunda. Y creo que cada lector cuando abra el libro va a encontrar lo que tiene dentro, porque hay para todos.

B: ¿Con qué parte de tu novela has disfrutado más?

C.L.L: De lo que más orgullosa estoy es quizá de haberla escrito, creo que es muy difícil, siendo una madre, con hijos, trabajadora, que tengo varios trabajos a parte del literario, haber podido sacar adelante este proyecto que, además, es una novela muy larga, bastante profunda. El haberlo conseguido sin morir en el intento, que casi me cuesta la vida psicológica. Estoy muy orgullosa de no estar encerrada en una clínica.

Te puede interesar