Pedro Sánchez y Begoña Gómez durante un evento político

Pedro Sánchez, el presidente inesperado