Villa Solbacken, el 'regalo envenenado' que la tía Lilian hizo a Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

PROBLEMAS

Villa Solbacken, el 'regalo envenenado' que la tía Lilian hizo a Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist

La pareja no se ha instalado todavía en la residencia en la que iban a vivir tras su boda y siguen viviendo en Djurgården.

Los Príncipes Carlos Felipe y Sofía de Suecia en una cena oficial en el Ducado de VärmlandLos Príncipes Carlos Felipe y Sofía de Suecia en una cena oficial en el Ducado de Värmland

Carlos Felipe de Suecia y Sofia Hellqvist viven en Djurgården, Estocolmo, lugar que sigue siendo su domicilio conyugal tras contraer matrimonio el 13 de junio de 2015. La pareja tenía idea de dejar su nidito de amor, pero parece que de momento no les va a quedar otra que aguantarse y seguir en su apartamento.

El lugar al que iban a trasladarse es Villa Solbacken, también en Djurgården. Se trata de la casa en la que vivieron los Príncipes Bertil y Lilian, los queridos tíos abuelos del Príncipe Carlos Felipe de Suecia, y que la pareja le dejó en su testamento cuando murió la tía Lilian hace dos años.

Gasto a cuenta de Carlos Felipe y Sofia

Aunque la casa es del gusto de la pareja, según Vanitatis hay un problema importante que les impide mudarse, y es que la vivienda está llena de asbesto, una variedad impura del amianto. Esta sustancia fue colocada cuando se desconocía lo dañino que era para la salud, así que lo Duques de Värmland no tienen intención de instalarse en Villa Solbacken.

Sofia Hellqvist con Carlos Felipe de Suecia en su primer acto oficial como Princesa de SueciaSofia Hellqvist con Carlos Felipe de Suecia en su primer acto oficial como Princesa de Suecia

La solución sería hacer obras, lo cual vendría bien para reformar la casa entera, pero lo cierto es que los obreros no han entrado en Villa Solbacken, y se desconoce cuándo lo harán. Quizás se deba a un problema de dinero, ya que al ser una residencia privada, tienen que ser Carlos Felipe y Sofia los que asuman los costes, no pudiendo endosar el gasto al Estado, como sí pueden hacer los Reyes y los Herederos con el Palacio de Drottningholm y el Palacio de Haga, respectivamente.

Te puede interesar