El Príncipe Andrés y Sarah Ferguson, demandados por el impago de un chalet de lujo en Suiza

NUEVO PROBLEMA

El Príncipe Andrés y Sarah Ferguson, demandados por el impago de un chalet de lujo en Suiza

El exmatrimonio se podría enfrentar a una denuncia después de que se les haya acusado de no pagar parte de una mansión en Suiza.

El Príncipe Andrés y Sarah Ferguson, demandados por el impago de un chalet de lujo en Suiza

El Príncipe Andrés de Inglaterra parece que no va a parar de dar disgustos a su madre ni aun estando confinado, y esta vez se trata de un problema que también preocupa a su exmujer, Sarah Ferguson, con la que tiene un trato más que especial desde hace muchos años.

El Príncipe Andrés y Sarah Ferguson ríen divertidos junto a Beatriz de YorkEl Príncipe Andrés y Sarah Ferguson ríen divertidos junto a Beatriz de York

La nueva polémica que ha protagonizado tiene que ver con que tanto él como Ferguson han sido denunciados ante los tribunales de Suiza por el supuesto impago de un chalet de lujo que compraron en el cantón de Valais, tal y como ha informado el diario local Le Temp. Y es que esto es un disgusto para la Reina sumado a la salida de los Duques de Sussex de la Casa Real Británica o a la cancelación de numerosos actos debido a la crisis del coronavirus.

Al parecer, el exmatrimonio se compró dicha vivienda en 2014 en la estación de esquí de Verbier y les habría costado 21 millones de euros, siendo un lugar al que suelen acudir durante sus vacaciones de invierno a esquiar acompañados de sus dos hijas, las Princesas Eugenia y Beatriz de York.

El Príncipe Andrés junto a las Princesas Beatriz y Eugenia de York y Sarah Ferguson en Buckingham PalaceEl Príncipe Andrés junto a las Princesas Beatriz y Eugenia de York y Sarah Ferguson en Buckingham Palace

Pero no habrían pagado parte de esta lujosa vivienda, por lo que el expropietario de dicha casa reclama a los Duques de York cerca de 8 millones de euros. Según el diario suizo antes mencionado, aunque los Duques de York llevan más de dos décadas divorciados compraron juntos el chalet de lujo, que incluye siete habitaciones, una piscina cubierta y una sauna.

Otro golpe para la Reina

Este nuevo varapalo no se sabe cómo habrá sentado a la Reina Isabel, pero lo que está claro es que su retiro en el Castillo de Windsor alejada de la vida pública le vendrá muy bien para no tener que enfrentarse a la realidad asumiendo todos los problemas que tiene su hijo, al que sorprendentemente ha apoyado en todo momento, incluso cuando se vio involucrado en el caso Epstein, el multimillonario que fue condenado en 2008 por fomentar la prostitución y acusado en 2019 de tráfico sexual de menores.

Te puede interesar