El ingreso de Iñaki Urdangarin en la cárcel de Brieva lleva la discordia al pueblo

OPINIONES DISPARES

El ingreso de Iñaki Urdangarin en la cárcel de Brieva lleva la discordia al pueblo

El marido de la Infanta Cristina desea cumplir su condena en Brieva. A falta de que Instituciones Penitenciarias lo confirme, en el pueblo hay diversidad de opiniones.

El ingreso de Iñaki Urdangarin en la cárcel de Brieva lleva la discordia al pueblo

Instituciones Penitenciarias tiene unos dos meses para aceptar que el reo cumpla su condena en la soledad del módulo de hombres, como hizo Luis Roldán entre 1995 y 2005, y al parecer, la intención es aceptar la decisión del exjugador de balonmano y permitir que se quede allí, donde se puede garantizar su seguridad.

El carpintero indignado

Si se confirma, Brieva tendrá durante los próximos años a un antiguo miembro de la Familia Real muy cerca, y eso es algo que hay quien ve bien, y hay quien no. Algunos de los vecinos opinan que está bien porque así se da a conocer el nombre de la localidad, mientras que otros piensan que ni es bueno, ni es malo, y recuerdan que su momento ya estuvo entre los muros de la cárcel el que fuera Director General de la Guardia Civil.

Iñaki Urdangarin en el aeropuerto antes de su entrada en prisiónIñaki Urdangarin en el aeropuerto antes de su entrada en prisión

Por otro lado, el carpintero del pueblo no está nada contento, ya que señala que por culpa de Urdangarin, el pueblo va a dejar de ser tranquilo. Además, critica que se haya arreglado solo la zona que se va a haber a través de los medios de comunicación: "Deberían darse una vuelta por el pueblo y verán que el resto no está así. Es una vergüenza".

Además, critica ante el citado medio que Brieva va a dejar de ser tranquilo y que se pueden generar problemas: "Claramente nos vamos a ver afectados por su presencia, y la convivencia va a cambiar". No ve nada positivo y denuncia que con la condena y las condiciones recibidas, ha quedado demostrado que la Justicia no es igual para todos.

Te puede interesar