El Duque de Baviera y su novio, Thomas Greinwald, posan juntos en un retrato oficial

ORGULLO GAY

El Duque de Baviera y su novio, Thomas Greinwald, posan juntos en un retrato oficial

Francisco de Baviera y Thomas Greinwald ya tienen un retrato oficial en un museo de Hamburgo. Es el primer jefe de una casa real europea que muestra con completa normalidad su condición sexual.

El Duque de Baviera y su novio, Thomas Greinwald, posan juntos en un retrato oficial

Francisco Buenaventura Adalberto María de Baviera, jefe de la Casa Real de Wittelsbach, la última familia reinante del Reino de Baviera, se convirtió en el primer jefe de una Casa Real europea en desvelar que era homosexual. Si bien sus preferencias sexuales nunca fueron un secreto y es sabido generalmente que, desde hace décadas, comparte su vida con Thomas Greinwald, nunca habían posado juntos para un retrato oficial. Hasta ahora.

El fotógrafo holandés, Erwin Olaf, uno de los preferidos de la Reina Máxima de Holanda, ha sido el encargado de inmortalizar a la pareja en una imagen que pasará a la historia: Es la primera vez que un jefe de una Casa Real europea muestra públicamente su homosexualidad. La imagen forma parte de una exposición del artista que se titula "Increíblemente bello" y que abrió sus puertas el pasado 14 de mayo en el museo Kunsthalle de Hamburgo. La puesta en escena es muy cuidada y apuesta por la sobriedad. El duque posa sentado en un sillón verde y Thomas Greinwald lo acompaña, de pie, con un brazo apoyado sobre el respaldo del asiento.

Se trata de una de las cuatro nuevas obras del gabinete aristocrático de Erwin Olaf, que se titula 'Blue Blood' en las que también hay fotos de la familia real holandesa. Tal y como se detalla en la cuenta personal del fotógrafo, las imágenes fueron tomadas dentro del palacio de Nymphenburg, situado en la ciudad de Múnich, la antigua residencia de verano de la familia real de Baviera además de uno de los lugares más turísticos de la ciudad.

Un gran paso hacia delante

En los últimos años, el duque de Baviera y su pareja habían acudido de manera frecuente a los eventos de la alta sociedad alemana: el Festival de Salzburgo, bodas, reuniones familiares, etcétera. Nunca ocultaron su relación. Sin embargo, este último gesto es un gran paso hacia delante para la monarquía europea.

Francisco de Baviera habría sido rey si la monarquía en el reino no se hubiera abolido en 1918, cuando reinaba su bisabuelo, Luis III de Baviera. El duque de Baviera nunca contrajo matrimonio ni tuvo hijos a pesar de la presión social propia de la nobleza alemana para que dejara un heredero. De este modo, el heredero al título es su hermano menor, Max, de 84 años y padre de cinco hijas: Sophie, esposa del príncipe heredero Luis de Liechtenstein; Marie Caroline, mujer del duque de Wurtemberg; Hélène, Élisabeth y Marie Anne.

Te puede interesar