Las críticas de Corinna a la Constitución, lo que quiso ocultar y la obsesión del Rey Juan Carlos que le daba escalofríos

'CORINNA Y EL REY'

Las críticas de Corinna a la Constitución, lo que quiso ocultar y la obsesión del Rey Juan Carlos que le daba escalofríos

La alemana ha cargado contra la inviolabilidad del Rey Juan Carlos, calificó la Constitución de 1978 como franquista y habló de la obsesión que Juan Carlos de Borbón tenía por ella.

Las críticas de Corinna a la Constitución, lo que quiso ocultar y la obsesión del Rey Juan Carlos que le daba escalofríos

Hace ya mucho tiempo que Corinna decidió no quedarse callada y contar su versión de la historia. Además, el hecho de haber llevado a los tribunales al Rey Juan Carlos ha provocado que quiera hacer hincapié en una serie de asuntos, para lo que le viene muy bien el podcast 'Corinna y el rey', en el que ha ofrecido una serie de revelaciones sobre su historia de amor y desamor con Juan Carlos de Borbón.

Corinna en LondresCorinna en Londres

La alemana recordó que en mayo de 2012, poco después de la cacería de elefantes de Botsuana, el Rey Juan Carlos le llamó para decirle que Félix Sanz Roldán, entonces Director del CNI, iba a hacerle una visita. Una vez frente a él supo que había sido él quien filtró lo de Botsuana. Además, le hizo una petición que ella tomó como una orden: "Necesitas mantener al Rey motivado para que prosiga con su labor". Corinna se lo tomó como que Juan Carlos de Borbón estaba décil y pensando en abdicar: "Creo que sabían que estaba listo para decir 'ya es suficiente, ya he terminado, así que que el jefe del servicio secreto me pidiera que mantuviera a su Jefe de Estado motivado para permanecer con la labor significada que ellos no eran capaz de hacerlo".

Amenazas, donación y un piso en Londres

"El mensaje era: 'esto es lo que debes hacer', y la otra instrucción era: 'no debes hablar con los medios bajo ninguna circunstancia. Es decir, escribiremos tu guion sin que cuestiones nada, solo deberás asumirlas mentiras que publiquemos. Si no cumples estas instrucciones, no podré garantizar tu seguridad personal y física o la seguridad física de tus hijos'", señala Corinna sobre lo que le dijo Sanz Roldán.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein en el desfile de Carolina Herrera de la Nueva York Fashion Week primavera/verano 2015Corinna zu Sayn-Wittgenstein en el desfile de Carolina Herrera de la Nueva York Fashion Week primavera/verano 2015

Corinna no tiene reparos en criticar España en su podcast, y también a la Constitución de 1978: "Es como, España, es un país tan bonito, te vas de vacaciones allí, te tomas unas tapas, es muy divertido. Es casi más peligroso porque la gente ignora por completo que el ADN del servicio secreto no ha evolucionado ni la forma en que las cosas se ocultan a la ciudadanía. Lo describiría como un reino bananero, y Juan Carlos creó este reino bananero a partir de la Constitución franquista que ya existía y la modificó para darse a si mismo inviolabilidad, lo que significa que la ley no puede tocar al Rey. Si mañana matase a su jardinero en un ataque de rabia, la ley no podría responsabilizarlo". De este modo, Corinna utiliza su podcast para hacer suyas las tesis de sus abogados en su juicio contra el Rey Juan Carlos por acoso. Eso sí, la voz en off del podcast matiza esas palabras sobre Corinna: "De todo lo que dice Corinna, hay una cosa que sí es cierta. La Constitución Española de 1978 efectivamente establece la inviolabilidad del Rey Juan Carlos, que puede hace prácticamente lo que quiera sin ser castigado".

Corinna recuerda además cuando encontró en su casa de Londres un libro sobre Lady Di en el que se acusó a los servicios secretos británicos de estar detrás de su muerte, lo que sintió como una amenaza de Sanz Roldán. Poco después recibió una llamada en la que una voz en español que no reconoció le dijo: "Hay muchos túneles entre Mónaco y Niza". Todo esto fue interpretado por Corinna como que "si no obedeces estas instrucciones significa que podrías morir en un túnel como la Princesa Diana. Me sentí como si me hubiera atropellado 100 autobuses, 100 trenes". Corinna añadió que por aquel entonces estaba al borde de la depresión y de la desesperanza.

Corinna en los Laureus 2006 en BarcelonaCorinna en los Laureus 2006 en Barcelona

Después entra en escena la periodista Ana Romero: "Te cuenta su parte de la historia, pero no te cuenta la historia completa. Cuando yo hablaba con Corinna en 2013, 2014 y 2015, nunca me dijo que mientras decía a, había un b. Tenía en su cuenta bancaria 65 millones de euros, eso cambia la historia. De la misma manera el Rey Juan Carlos cuando abdica no explica que es porque ha pasado amablemente a su amante 65 millones para que a lo mejor ellos puedan vivir felices hasta el final desees vidas".

Esos 65 millones llegaron tras un acuerdo secreto en verano de 2012. El abogado que manejaba las finanzas del Rey Juan Carlos, Dante Canonica, llamó a Corinna. Ella voló a Suiza para verle cara a cara y él le habló de una herencia para ella y su hijo. El podcast señala que Corinna pagaba a veces la cuenta, que creó su propia empresa y vivió bien como madre soltera durante años. El Rey Juan Carlos le había dado regalos y le ayudó a comprar un apartamento en Londres. Nada más según ella hasta los 65 millones de euros: "Nunca salí con el con la expectativa de recibir una compensación económica y él nunca pagó por nuestros gastos. Fui una mujer de éxito por méritos propios. Calculó que Alexander y yo deberíamos recibir una cantidad que no fuera inferior a la que recibieron las otras mujeres".

Corinna zu Sayn-Wittgenstein en ParísCorinna zu Sayn-Wittgenstein en París

Este dinero, del que la voz en off califica casi como un acuerdo de divorcio, llegó a ella desde una cuenta en Suiza que pertenecía a una fundación en Panamá, una forma por la que no podía rastrear ni relacionar con Juan Carlos de Borbón. "Dante me mostró el documento de donación y estaba muy estructurado. ¿De donde viene todo este dinero? Hay alguna condición?". Dante le contestó: "Lleva preparándose desde hace mucho tiempo, es muy injusto lo que te pasó y él es consciente de eso. Se siente muy mal por eso". Corinna quiso preguntar al Rey Juan Carlos directamente que si buscaba algo a cambio: "En absoluto, siento mucho que hayas pasado por todo esto". La empresario añadió: "Se dio cuenta de que mi reputación había sido destruida para siempre".

Corinna aceptó la donación, un regalo que según ella sí tenía intereses: "De repente me di cuenta. No podía entender la participación del servicio secreto en todo esto". Llegó el Caso Nóos, y ella sintió que le intentó implicar. Corinna concertó una entrevista con Ana Romero en Mónaco en febrero de 2021: "Ella tenía interés porque el juez del Caso Nóos estaba a punto de llamarle para declarar", señaló la periodista. "Me confesó que había un plan en La Zarzuela para usarme como chivo expiatorio. Para liberar la Infanta Cristina había que culpa a Iñaki y Corinna en vez de a Iñaki y Cristina", expresó Corinna en el podcast sobre algo que había contado anteriormente.

El Rey Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein en AlemaniaEl Rey Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein en Alemania

En primavera de 2014 el Rey Juan Carlos le dijo que iba a ir de visita a Londres y que quería verla: "Eso me desconcertó un poco porque pensaba para mis adentros. Dios, espero que no se mude aquí, me tendría que ocupar de este problema para siempre". Juan Carlos le dijo que estaba buscando apartamento en su barrio de Londres, en Belgravia, y que el que paga es su amigo el sultán Qabus bin Said Al Said. El Rey eligió un apartamento frente a la embajada de Omán en Londres, un inmueble con un valor de 57 millones de euros. Lo que Corinna no esperaba es lo que le dijo después: "Quiero que sea como tu piso de Londres, quiero los mismos diseñadores de interiores y quiero que se parezca a tu casa. En aquel momento empecé a preocuparme ligeramente por el nivel de obsesión que estaba alcanzando". Ese nivel de obsesión le daba escalofríos.

Se quedó un poco más aliviada al verlo: "Gracias a Dios está amueblando un piso de soltero solo para él. Básicamente estaba personalizado para un jefe de estado soltero con mucha seguridad". Lo que le gustó menos fue que le dio unos planos del Palacio de El Pardo porque quería que los dos vivieran en una apartamento de esta residencia real y quería que ella lo decorara: "Hubo un esfuerzo unido para convencerme de que volviera. No tenía intención de volver". El Rey Juan Carlos lo intentó todo, hasta pedirle matrimonio otra vez. Ella le contestó que no era posible: "Esto fue muy incomodo y le dije, ¿te has convertido recientemente al Islam?, porque a menos que lo hayas hecho no puedes pedirme que me case contigo porque ya estás casado".

Te puede interesar