Alberto de Bélgica, obligado a pagar 5.000 € diarios si no se hace la prueba de paternidad

PRUEBAS DE ADN

Alberto de Bélgica, obligado a pagar 5.000 € diarios si no se hace la prueba de paternidad

El padre del Rey de Bélgica está contra las cuerdas y se ve obligado a realizarse unas pruebas de paternidad o por el contrario pagar 5.000 euros diarios.

Alberto de Bélgica, obligado a pagar 5.000 € diarios si no se hace la prueba de paternidad

Parece que la belga Delphine Boël ha tenido un golpe de suerte después de estar desde el año 2013 intentando conseguir una prueba de paternidad del Rey Alberto II de Bélgica. El pasado jueves 16 de mayo de 2019 el Tribunal de Apelación de Bruselas se ha pronunciado y ha puesto contra las cuerdas al padre del Rey Felipe de Bélgica al fallar a favor de la que dice ser su hija, Delphine Boël. De esta forma la justicia belga ha obligado al soberano a realizarse las pertinentes pruebas de ADN para comprobar si efectivamente existe vínculo de sangre entre ambos.

Pero no solo han obligado a realizarse las pruebas de paternidad al padre de Felipe de Bélgica, sino que han querido dejar todo bien atado para evitar que el el Rey Alberto II fuera posponiendo las pruebas de paternidad hasta que finalmente pudiera salirse de rositas, como ya había hecho en anteriores ocasiones, y también han sentenciado que por cada día que se retrase en realizarse tales pruebas a partir del día después de la primera convocatoria, se verá obligado a abonar una cantidad de 5.000 euros diarios a Delphine Boël.

Alberto y Paola de Bélgica en la capilla ardiente de la Reina FabiolaAlberto y Paola de Bélgica en la capilla ardiente de la Reina Fabiola

Por su parte, la intención del Soberano y de sus abogados es paralizar este proceso y el letrado que defiende a la Familia Real Belga, Alain Berenboom, defiende que esta medida no puede ejecutarse mientras haya un recurso pendiente. Sin embargo parece que la Justicia no está de su parte, ya que esta historia ya viene de largo y hace varios meses ya se confirmó que Jacques Böel, padre legal de Delphine, no era el padre biológico tras someterse a unas pruebas de ADN. En aquel momento, ya se le dio al Monarca un plazo de tres meses para que se sometiera a unas pruebas de paternidad, pero nunca llegó a realizarlas.

Los orígenes de la demanda

Todo comenzó cuando se publicó una biografía no autorizada de la reina Paola, esposa de Alberto II catorce años atrás. Fue entonces cuando Selys Longchamps, madre biológica de Delphine Boël, rompió el silencio y relató cómo fue la relación que mantuvo durante años con el Rey, y aseguró que Alberto II y la Reina Paola estuvieron en varias ocasiones al borde del divorcio, concretamente en los años 1969 y 1976. Pero no satisfecha con tales declaraciones, Selys Longchamps, también hizo públicas unas fotografáis en las que se podía ver a Alberto II junto con una joven Delphine Boël. Ante tales declaracionesm Alberto de Bélgica admitió que su matrimonio con la Reina Paola había pasado por varios momentos complicados, pero en ningún momento llegó a admitir la paternidad de Delphine Boël.

Te puede interesar