8 películas que representan de diferentes maneras los valores de feminismo

#8M

8 películas que representan de diferentes maneras los valores de feminismo

El cine es un instrumento de conciencia social e ideología que transmiten entre sus minutos de metraje mensajes tan importantes como los del feminismo.

8 películas que representan de diferentes maneras los valores de feminismo

El cine y la realidad estuvieron ligadas desde el momento en que se inventó sin saber que eso sería, en algún momento, un arte y un instrumento ideológico propiamente. Primero se ideó con el fin de captar la realidad que había ante el objetivo de la cámara; posteriormente, la realidad empezó a inventarse para contar historias basadas en en la vida real permitiendo a otras personas ver a algunos cosas que de otra forma nunca verían.

Los libros de historia recogen las reacciones de aquellos espectadores que creían que sería arrollados por el tren de la rudimentaria película de los hermanos Lumiere. Y esta simpleza representa, de manera sencilla, la capacidad de convicción que la gran pantalla tiene sobre quien lo ve. Por eso después de ser capaces de inventarnos mundos ajenos al realidad, los cineastas empezaron a transmitir mensajes, de manera muchas veces no explícita, a aquellos que se sentaban ante la gran pantalla para ver sus creaciones. Y así fue como el cine también pasó a ser una forma de transmisión de ideales y realidades.

Por eso el feminismo se ha hecho un hueco desde hace mucho tiempo entre esas ideas propias del cine y sus representaciones siempre fueron múltiples. Pero el fin siempre era el mismo: mostrar la importancia, primero para la mujer y luego para la sociedad en general, de este movimiento.

Por este mismo motivo, repasamos 8 películas consideradas feministas por diferentes motivos pero en los que se reivindica el papel de la mujer y la necesidad de una realidad feminista en el mundo más allá de la gran pantalla.

'La doncella' (Chan-wook, 2016)

Ambientada en la Corea invadida por la cultura japonesa en los años 30, la historia se centra en las triquiñuela de un falso conde que pretende engañar a una mujer adinerada teniendo a su servicio a la ladrona. Sin duda, el punto importante de esta película es la fuerte unión que se produce entre las dos protagonistas mujeres que establecen entre ellas una fuerte relación de respeto y cariño demostrando que las acciones más básicas llevadas a cabo por el personaje masculino no tienen nada que hacer contra la mentalidad liberada de dos mujeres.

'Mustang' (Deniz Gamze Evergüven, 2015)

En palabras de la propia directora: "'Mustang' retrata a cinco hermanas obligadas a vivir recluidas en casa de su abuela y gradualmente se rebelarán contra la patriarcal sociedad turca", y añade: "Mi objetivo inicial fue criticar la incapacidad de la sociedad turca para percibir a las mujeres como nada más que objetos sexuales. Todo cuanto hacen y cada pulgada de su cuerpo son sexualizados. [...] Me molesta que digan que he retratado a las protagonistas de forma sensual porque eso me hace pensar hasta qué punto estamos acostumbrados a ver las películas con una mirada masculina y sexista", dice en una entrevista para El Periódico.

'Tomates verdes fritos' (Jon Avnet, 1991)

Esta película de comienzos de los 90 trata temas que la cartelera de la época no estaba -por lo menos a priori- dispuesta recibir. Sus personajes son cuatro mujeres y los masculinos están como secundarios de una forma muy natural. Las mujeres hablan con las mujeres. Hay mujeres que vivieron una vida libre y feliz con otras mujeres y sin necesidad de hombres; y otras viven rodeadas de hombres y de cánones establecidos por estos en una vida triste y monótona. Pero otras mujeres consiguen que esto deje de sera así. Lesbianismo (encubierto), racismo y canibalismos son los tres pilares fundamentales. Es feminismo en una época donde este no levantaba ampollas a diario porque ni se le esperaba.

'Carol' (Todd Haynes, 2015)

Cate Blanchett interpreta a Carol, una mujer con una vida fácil y acomodada en la sociedad estadounidense más purista de los años 50. Rooney Mara es Therese, una joven que trabaja como dependienta en los grandes almacenes. Entre ellas se forja una relación que ninguna de se esperaba y poco acorde para los tiempos que corren (en la gran pantalla). "No hay una predisposición genética para la identidad sexual", reconoce el directo: "Algunas veces simplemente una persona se enamora de otra y no es del sexo que se esperaba".

'Brave' (Mark Andrews, Brenda Champan y Steve Purcell, 2012)

La historia de Merida es la representación de empoderamiento de la mujer que tanto se había reclamado dentro del delimitado mundo de las Princesas Disney. En esta historia no hay una mujer que necesita cualquier acción de un hombre para poder -literalmente- vivir. Esta 'Princesa' toma las riendas, rompe con los establecido y se enfrenta a todo lo que esto desencadena. Una historia de empoderamiento femenino.

'Thelma y Louis' (Ridley Soctt, 1991)

Dos amigas, cansadas de sus vidas, deciden darse un respiro durante un fin de semana. Unas vacaciones que acaban convirtiéndose en una huída de sus vidas sometidas a las directrices de los hombres y una sociedad patriarcal. Más allá de la historia, esta película fue un hito feminista incluso antes de rodarse. Con un reparto protagonista femenino con los personajes masculinos relegados a meros secundarios y muchas veces no muy bien parados. Una película que aboga por la sororidad entre estas dos amigas.

'Figuras ocultas' (Theodore Melfi, 2016)

Quienes escribieron los libros de historia y la propia historia, se ha escrito siempre capitaneada por hombres y los nombres de mujeres y todo lo que ellas hicieron quedaba en la sombra o pasaba a firmarse bajo un nombre masculino. 'Figuras ocultas' cuenta la historia de las mujeres que, gracias a sus cálculos para la NASA, consiguieron que numerosas e importantes misiones espaciales de la época. En su caso, no solo tenían que luchar contra los estereotipos que había hacia las mujeres si no también hacia las mujeres negras.

'Miss Representation' (Jennifer Siebel, 2011)

"La forma más común en que las personas renuncian a su poder es al pensar que no lo tienen". Esta es la frase que da comienzo al documental en el que mujeres de poder como Jane Fonda o Genna Davis hablan sobre la falta de representación de mujeres a través de series o películas e poderes de poder y su constante juicio público por su apariencia. Un largometraje que representa la realidad de la figura femenina y todo lo que sería necesario cambiar para avanzar en el buen camino del feminismo.

Te puede interesar