5 años del estreno de 'Midnight in Paris': 5 películas que tuvieron la capital francesa como escenario

CINE EN PARÍS

5 años del estreno de 'Midnight in Paris': 5 películas que tuvieron la capital francesa como escenario

La denominada Ciudad de la Luz ha dado pie a que muchos directores pongan sus ojos en ella para desarrollar sus historias. Hace un lustro enamoró a Woody Allen. Antes lo hizo a muchos más.

Owen Wilson como Gil Pender paseando junto al Sena en 'Midnight in Paris'Owen Wilson como Gil Pender paseando junto al Sena en 'Midnight in Paris'

Que cualquier tiempo pasado fuera mejor, ya lo dijo Jorge Manrique en 'Coplas a la muerte de su padre', una de los clásicos de la literatura española. Este poeta apelaba directamente al tópico del "Ubi sunt?" mediante el cual todas las obras que trataban este tema, se preguntaban por el paradero de aquellos que quedaron en un pasado. ¿Qué es de los que vivieron antes que nosotros? Este trivial asunto ha preocupado a todas las generaciones porque siempre se añora lo que se ha perdido o lo que no se ha podido disfrutar.

Así, el director Woody Allen quiso representar esta inquietud en una de sus películas, en 'Midnight in Paris'. Desde luego, si tenía que apoyarse en una ciudad en la que se concentrara el mayor número de genios a los que añorar, París era la correcta. Hace ya 5 años desde que se estrenara en España, pero su atemporalidad la hace más presente aún. El inconformismo con la época que a uno le ha tocado vivir se convierte en el motivo principal por el que los protagonistas de la historia se ven golpeados.

Los personajes que Allen imagina, suelen tener ciertas manías o pequeñas obsesiones en las que él mismo se está proyectando. Para 'Midnight in Paris' el director inventó a Gil Pender, un guionista de Hollywood que quiere convertirse en un reputado escritor y que está obsesionado con la idea de que pertenece a otra época. Este sentimiento se incrementa aún más cuando visita París con su prometida Inez y los padres de ésta por motivos de trabajo.

Woody Allen, Owen Wilson y Carla Bruni en el rodaje de 'Midnight in Paris'Woody Allen, Owen Wilson y Carla Bruni en el rodaje de 'Midnight in Paris'

Gil espera muchas cosas de París: que le inspire en su próxima novela y que, con el éxito de ésta, pueda trasladarse allí después de su boda con Inez para alejarse de Hollywood. Sin embargo, su prometida no está de acuerdo con esta idea y cree que todo es una locura de su marido. Para colmo, sus suegros no le soportan y aparece un presuntuoso amigo de Inez que no hace más que demostrar lo culto que es.

Como buen escritor, necesita evadirse un poco de su realidad y encuentra su vía de escape a medianoche, como a la Cenicienta. Si a ésta le recogía su calabaza, a Pender le recoge un coche antiguo, pero a él le depara algo mucho más divertido que a la pobre Cenicienta. Gil, aún aturdido por el alcohol que había ingerido esa noche sube al automóvil que le lleva directo al París de los años 20. Allí se topará con los Fitzgerald, con Pablo Picasso o con Hemingway, ilustres fallecidos que le inspirarán y le enseñarán que ha edulcorado el pasado para empezar a apreciar su propio presente. Es una historia de amor, sí, pero también de frustración y, sobre todo, de introspección en uno mismo.

Y así es como París, la gran capital francesa ha dado pie a que miles de películas converjan en sus calles para desarrollar sus historias. Por ello, y porque hace 5 años que se estrenó en España 'Midnight in Paris', recordamos cinco de las mejores películas que se han dado cita en la Ciudad de la Luz.

Al final de la escapada (1960)

Su título original, 'À bout de souffle' significa "sin aliento", tal y como se queda el protagonista de esta película en la persecución que abre esta maravillosa cinta de Jean-Luc Godard que comienza en Marsella y da el salto a París. Una vez más, la ciudad de las luces se convierte en el lugar perfecto que el protagonista, Michel, huya de sus actos.

Michel y Patricia paseando por los Campos ElíseosMichel y Patricia paseando por los Campos Elíseos

Michel es un ladrón y estafador que después de robar un coche en Marsella, asesina a un policía y escapa hacia París, donde tiene que cobrar un dinero. Allí busca a Patricia, una joven estudiante americana que dejó huella en él. Nunca se dicen que se quieren, de hecho Michel no dejará su actitud de pícaro y tampoco renunciará a su mala vida, pero se da a entender que hay algo más en esa relación.

Al final de la escapada es uno de los pilares de la Nouvelle Vague que sorprendió con la introducción de técnicas no utilizadas en el cine convencional, como el uso de la cámara en mano, los saltos de la continuidad temporal y el relato autoconsciente, es decir, que los dos protagonistas se dirigen directamente a la cámara para hacer cómplice al espectador.

Amélie (2001)

El fabuloso destino de una mujer llamada Amélie Poulain se convirtió en el hilo de una historia orquestada por Jean-Pierre Jeunet, hace ya 15 años. Muchos consideran este filme como el paradigma de cine francés, un cine que mezcla la fantasía con la realidad y cuyo ritmo se hace algo lento aunque la banda sonora de Yann Tiersen posiblemente salve a la película de cualquier descalabro. Incluso su protagonista, Audrey Tatou se ha convertido en todo un icono.

Amélie Poulain sirviendo cafés en 'Des deux Molins'Amélie Poulain sirviendo cafés en 'Des deux Molins'

A pesar de todos estos halagos y de que fue la película más taquillera en Francia, 'Amélie' fue despreciada en el Festival de Cine de Cannes, donde acusaron a la película de no ser interesante y de que el director se había equivocado de tema. La historia de una chica soñadora que tuvo una infancia dura sin salir de su casa debido a una enfermedad del corazón que supuestamente tenía pero que fue todo invento de su padre.

Es en el año 1997, en París cuando Amélie ya es mayor de edad y decide emanciparse para trabajar como camarera en un bar llamado 'Des deux Molins' en el barrio de Montmartre -ese bar existe y es un reclamo turístico a la altura de el Arco del Triunfo-. De repente un día, Amélie decide empezar a hacer cosas buenas por los demás aunque tal y como lo hace se antoja bastante siniestro. Como si el karma actuara de mediador, todas las personas a las que ha ayudado le devuelven el favor incluso habrá cabida para el amor en este filme.

Quiéreme si te atreves (2003)

Si hay una película que represente el amor en todos sus estadios de la vida, es esta. 'Quiéreme si te atreves' fue la ópera prima del director Yann Samuell en donde quiso mostrar el amor desde que es un juego de niños hasta que llega a una relación adulta, a veces tóxica. Todo comienza cuando a Julien le regalan una caja de hojalata y decide proponerle a su compañera de clase polaca, Sophie, jugar al juego de "te atreves".

Sophie y Julien de niños en 'Quiéreme si te atreves'Sophie y Julien de niños en 'Quiéreme si te atreves'

Los años pasan y las pruebas siguen, pero ninguno de los dos es capaz de decir las dos palabras más sencillas: "te quiero". Todo subrayado con una narración bastante surrealista, muchos la compararon con Amélie. Una vez más, aparece como protagonista una genial Marion Cotillard junto a su actual pareja Guillaume Canet, y es que el amor traspasó la pantalla y después de depararse de Diane Kruger, Canet empezó a salir con Marion Cotillard. Con una estética llena de colores y con mucha química entre los actores, se convierte en una película romántica bastante divertida aunque la historia esconde una autodestrucción si no se sabe jugar bien al amor.

Antes del atardecer (2004)

Si te gustan las trilogías, los buenos guiones y las ciudades europeas, esta es tu película. 'Antes del atardecer' es la segunda parte de 'Antes del amanecer' y el film que precede a 'Antes del anochecer'. La trilogía sigue la historia de Jesse y Celine, dos jóvenes que una vez se conocieron en un tren y pasaron juntos una noche inolvidable paseando por Viena. Ambos prometieron encontrarse de nuevo seis meses después pero no se vuelven a reunir hasta pasados diez años.

Jesse y Celine a orillas del Sena en 'Antes del atardecer'Jesse y Celine a orillas del Sena en 'Antes del atardecer'

Su nueva reunión ocurre en París, cuando Jesse está de gira promocionando su novela y ve a Celine en una librería de París. A partir de ese momento, la película empieza a seguir a ambos en sus paseos por el Sena mientras se cuentan el uno al otro lo que ha sido de ellos en la última década y lo que esperan del futuro. Hay que prestar atención al diálogo, base del filme, pero también hay tiempo para visitar los sitios emblemáticos de París y sus parques más recónditos. Una bonita historia de amor que te dejará con ganas de más.

Paris je t'aime (2006)

9 de los directores más aclamados del cine actual se reunieron para filmar 18 historias de unos 5 minutos cada una sin aparente relación entre sí más que París y el amor. Cada una de esas historias está ambientada en un barrio de París, incluso en los menos turísticos. De la misma manera que el filme contó con excelentes directores, también pudo desarrollarse gracias a un reparto de lujo en el que actuaron Natalie Portman, Carla Bruni, Juliette Binoche, Steve Buscemi, Elijah Wood, Gérard Depardieu o William Dafoe entre muchos otros.

Natalie Portman bailando en una terraza de un piso en ParísNatalie Portman bailando en una terraza de un piso en París

Con un montaje muy fluido se consiguió dar cohesión a esas 18 historias de amor en la capital francesa y hace que "te enamores de París 18 veces", tal y como reza el cartel de la película. Muchos piensan que son demasiadas historias para un film y que esto produce en el espectador una falta de interés al llegar a la décima historia. Otros consideran que es una buena forma de derribar algunos tópicos del "amor parisino" y de retratar París de manera original. Siempre habrá voces disidentes, pero para opinar lo mejor es verla. Para bien o para mal, sorprenderá por lo inusual que es.

Te puede interesar