El primer añito de Lucas Casillas Carbonero, el principito que llegó para revolucionarlo todo

¡DE CUMPLE!

El primer añito de Lucas Casillas Carbonero, el principito que llegó para revolucionarlo todo

Hace un año que llegaba al mundo Lucas para revolucionar la vida de Iker Casillas, Sara Carbonero y, principalmente, Martín, que tuvo que aprender a ejercer de hermanito mayor.

El primer añito de Lucas Casillas Carbonero, el principito que llegó para revolucionarlo todo

Aunque se mudaron a Oporto, eso no ha impedido que los rumores sobre su vida, tanto privada como prodesional, hayan continuado. Iker Casillas y Sara Carbonero llevan una vida mucho más tranquila en la ciudad lusa, y allí han vivido momentos únicos como la llegada a la familia de un nuevo miembro. A finales de noviembre de 2015, y después de algún que otro rumor, la presentadora deportiva confirmaba que estaba embarazada de su segundo hijo con una preciosa foto en la que el futuro hermanito mayor Martín Casillas le estaba besando la tripita. Ahora ha pasado ya un año.

Pero empecemos por el principio. Desde que confirmó la feliz noticia compartió con sus seguidores de las redes sociales cómo iba evolucionando un embarazo que llevó a caballo entre Oporto y Madrid puesto que, dado que salía de cuentas a principios de junio, su intención era dar a luz en la capita española como ya ocurriera con Martín el 3 de enero de 2014. Además por esas fechas Iker Casillas iba a estar en España para cumplir sus compromisos como capitán de la Selección Española, que iba a disputar la Eurocopa 2016.

Iker Casillas y Sara Carbonero saludando en la presentación de su hijo LucasIker Casillas y Sara Carbonero saludando en la presentación de su hijo Lucas

Su boda antes de la llegada de Lucas

Pero antes de dar la bienvenida a su segundo bebé -anunciaron que iba a ser niño pero, como con su primogénito, no quisieron desvelar su nombre-, la pareja tenía previsto hacer algo muy importante: aprovechando las vacaciones de Semana Santa se dieron el 'sí quiero' en una ceremonia civil secreta -únicamente acudieron los testigos y su hijo Martín- en el Ayuntamiento de Boadilla del Monte. Ni el uno ni el otro quisieron dar detalles sobre una ceremonia que pretendían que siguiera en la más estricta intimidad a pesar de que se había filtrado: "No queríamos que se supiera", aseguraron tanto uno como otro en sus primeros eventos publicitarios en los que ya lucían alianza de casados.

Ya convertidos en marido y mujer, la pareja volvió a Oporto pero con el pensamiento puesto en su vuelta a España para dar la bienvenida a su segundo hijo. Justo antes de acercarse el momento, y sabiendo que, por sus compromisos con La Roja, no iba a poder pasar mucho tiempo con su mujer y sus dos hijos, Casillas organizó una romántica cena solo para dos. Una sorpresa que iba a ser su 'última cita' antes de volver a ser padres.

Iker Casillas y Sara Carbonero en la piscina con sus hijos Martín y LucasIker Casillas y Sara Carbonero en la piscina con sus hijos Martín y Lucas

El 2 de junio la presentadora ingresó en el hospital Ruber Internacional de Madrid para dar a luz a un bebé que llegó al mundo a lo largo de la tarde de dicho día y al que pusieron por nombre Lucas. Su padre Iker Casillas pudo estar presente en el parto y pasar con su mujer las primeras horas de vida del recién nacido, pero rápidamente tuvo que irse a Las Rozas para unirse a sus compañeros de Selección.

Los celos de Martín

No obstante, el portero pudo regresar al centro médico para acompañar a Sara Carbonero en el momento de irse del hospital e irse a casa con el recién nacido. Además ese fue el momento en el que la pareja posó junto al bebé para presentarle de forma oficial públicamente. Entonces fueron a casa y allí Martín se dio cuenta de que ese pequeño al que acababa de conocer había llegado para quedarse y, además, requería muchísima atención.

Martín Casillas muy tierno con su hermano Lucas dándole un besitoMartín Casillas muy tierno con su hermano Lucas dándole un besito
Fue entonces cuando empezó 'la guerra'. Con Iker Casillas en la Eurocopa, su mujer tuvo que lidiar en solitario con los niños: mientras atendía al recién nacido hacía todo lo posible por calmar los celos de Martín, que se convirtió en un terremoto imparable que se pasaba el día ideando trastadas, algunas tan divertidas como intentar lanzar una mochila al jardín de los vecinos.

"Ha venido para ponerlo todo patas arriba", comentaba la presentadora en sus redes sociales haciendo alusión a que había sido un cambio enorme al que tenían que ir acostumbrándose -de hecho desde entonces utiliza el hashtag #lucaslocura-. Pero con el paso de las semanas Martín aprendió a que tenía que convivir con esa personita, que era su hermano y tenía que cuidarle y quererle. Una lección complicada pero que acabó aceptando e, incluso, terminó siendo un gran niñero para Lucas.

"Si me lo dicen hace un mes y medio no me lo creo", publicó a mediados de julio la orgullosa mamá junto a una foto en la que está dando un cariñoso beso al pequeñajo. Además en su blog Sara Carbonero fue relatando cómo Martín sintió que era 'el príncipe destronado' y cómo también aprendió a sobrellevar la nueva situación. Entonces comenzó 'una nueva vida' con la que los cuatro son tremendamente felices viendo cómo Lucas ya da sus primeros pasos y se empieza a convertir en el mejor compañero de juegos de su hermano mayor.

Ahora, y tras su vuelta a Madrid tras pasar la temporada en Oporto, seguro que Iker Casillas y Sara Carbonero le han preparado al pequeño Lucas una gran fiesta de cumpleaños con la ayuda de Martín, que poco a poco va encontrando en su hermanito pequeño a su mejor compañero de juegos... y de travesuras. De hecho la presentadora, al hablar de su segundo embarazo, comentó que prefería un niño que una niña con su fin... ¡Y ahora es toda una realidad!

Te puede interesar