Malena Costa y Mario Suárez regresan a España con sus hijos para disfrutar de unos días de relax

EN FAMILIA

Malena Costa y Mario Suárez regresan a España con sus hijos para disfrutar de unos días de relax

El matrimonio y sus hijos están disfrutando de unas vacaciones por España después de que se mudaran a Asia.

Malena Costa y Mario Suárez regresan a España con sus hijos para disfrutar de unos días de relax

La vida ha cambiado más si cabe en el último año para Malena Costa, quien hizo las maletas junto a sus hijos y se trasladó hasta China para estar cerca de su marido, Mario Suárez, que juega en uno de los equipo del país asiático. El primero en marcharse a China fue él porque tenía que cumplir con sus compromisos y más tarde viajó ella cuando su hijo pequeño había crecido lo suficiente como para hacer un viaje de tantas horas.

La modelo y toda su familia ha regresado a España, en concreto a su tierra natal, Mallorca, para reencontrarse con su familia, el mar, sus amistades y un largo etcétera. Malena Costa y el futbolista ha compartido una imagen muy familiar de los cuatro con el mar de fondo. Por otro lado, ella ha publicado una foto en la que su hijo aparece dormido en su pecho, y escribía junto a ella: "Placeres de la vida. Que tu bebé se te quede dormidito en brazos". Por otro lado y a pesar de que al matrimonio le encante la comida asiática, echaban de menos la gastronomía española.

Malena Costa y Mario Suárez con sus hijos en MallorcaMalena Costa y Mario Suárez con sus hijos en Mallorca

Por lo pronto, parece que estos días son los únicos que tendrá el futbolista en España, o al menos es lo que han dado a entender a través de Instagram. En una imagen que ha publicado la modelo con su marido escribía: "Yo también te echaré de menos", por lo que todo apunta a que él tiene que regresar a China para cumplir con sus compromisos profesionales.

Junto donde sea

De momento, y a pesar de que ya hayan pasado unos meses desde que se mudaron, siguen encontrándose con algunos 'problemas'. Además de enfrentarse a una nueva ciudad, han tenido que hacerse a la idea de que se habla otro idioma muy distinto al castellano, por lo que incluso ir a la compra puede ser una gran aventura. Eso sí, están felices con la decisión que tomaron y ella ha dejado claro en más de una ocasión que iría a cualquier sitio donde su marido fuera feliz.

Te puede interesar