Carlos Moyá y Carolina Cerezuela presumen de familia con sus tres hijos Carla, Carlos y Daniela

ESTAMPA FAMILIAR

Carlos Moyá y Carolina Cerezuela presumen de familia con sus tres hijos Carla, Carlos y Daniela

La feliz pareja posa para ¡Hola! junto a sus tres hijos en la residencia que tienen en Mallorca, isla natal del tenista.

Carlos Moyá y Carolina Cerezuela en una cena solidaria en favor de El Chad en MallorcaCarlos Moyá y Carolina Cerezuela en una cena solidaria en favor de El Chad en Mallorca

El pasado 9 de abril, Carolina Cerezuela daba a luz a su tercera hija, una niña con la que rompieron la tradición de poner nombres a sus hijos que empezasen por C, ya que escogieron para la pequeña el nombre de Daniela.

Cinco días después, Carlos Moyá y Carolina Cerezuela salían de la clínica madrileña en la que vino al mundo el bebé con Daniela en brazos. Esa fue la presentación oficial ante los medios de comunicación, pero transcurridos cuatro meses desde el nacimiento, han mostrado a su hija en un posado familiar que publica la revista ¡Hola!.

Carlos Moyá y Carolina Cerezuela con sus tres hijos en ¡Hola!Carlos Moyá y Carolina Cerezuela con sus tres hijos en ¡Hola!

La publicación dedica la esquina inferior derecha de su portada a Carlos Moyá y Carolina Cerezuela, que posan por primera vez con sus tres hijos en su casa de Mallorca, una residencia idílica con la que están encantados.

Familia numerosa

El tenista y la presentadora aparecen muy felices junto a Carla, de cuatro años, Carlos, que tiene dos, y la benjamina de la familia, Daniela, que está a punto de cumplir 4 meses de vida. Quizás en un futuro el clan crezca, pero por ahora no es una prioridad para el matrimonio.

Carlos Moyá y Carolina Cerezuela presentan a su hija DanielaCarlos Moyá y Carolina Cerezuela presentan a su hija Daniela

Lo que sí es prioritario es la familia que tienen ahora mismo, lo que les obliga a adaptar su trabajo al bienestar de los pequeños. La alicantina señala en la entrevista que vive por y para los suyos, pero eso no evita que siga trabajando, matizando eso sí, que acepta empleos que le permitan volver a casa cada noche.

Te puede interesar