María Sharapova y Grigor Dimitrov en un resort de Los Cabos

Maria Sharapova, una tenista entre el cielo y el infierno