Maria Sharapova en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos

Maria Sharapova, una tenista entre el cielo y el infierno