Eugenia Martínez de Irujo y Gonzalo Miró en un partido de tenis