Belén Esteban y Kiko Hernández en un evento

Kiko Hernández, el colaborador más temible