Los 6 mejores momentos de Kim Cattrall como Samantha en 'Sexo en Nueva York'

LA MÁS ICÓNICA

Los 6 mejores momentos de Kim Cattrall como Samantha en 'Sexo en Nueva York'

La actriz, que ha formado parte de proyectos como 'Star Trek' o 'Loca academia de policía', triunfó con su interpretación en la famosa saga.

Los 6 mejores momentos de Kim Cattrall como Samantha en 'Sexo en Nueva York'

Pecando en ocasiones de impertinente y algo descarada, lo cierto es que si se quería tener una opinión sincera, allí estaba ella para hacerlo. Así, sin filtros, suelta lo primero que se la pasa por la cabeza cuando Charlotte le está contando cómo está siendo su convivencia y el problema que tiene con "hacer té". ¡Todo un malentendido y, por supuesto, momentazo!

La experiencia de Samantha le llevó a confusión en una tienda de electrodomésticos

2 Sin ataduras sexuales

La naturaleza aventurera de Samantha provocaba que fuera, entre otras muchas cosas, una persona con la mente muy abierta. Para ella, hablar de sexo no era ningún tabú ni límite social establecido. Ya fuera con sus amigas, en sus numerosas charlas, o fuera de su entorno, no había nada que esconder ni por lo que avergonzarse.

Y sus numerosas experiencias en el camino del amor hacían, además, que todavía tuviera mucha más información para compartir. Ejemplo de lo mencionado en este punto puede ser este gracioso y desconcertado momento en el que una tienda, y sus vendedores, son "víctimas" de una charla de lo más inesperada sobre juguetes sexuales, que no son tal.

Las experiencias vitales en 'Sexo en Nueva York' llevaban a Samantha a lograr grandes reflexiones

3 Filósofa vital

¡Todo un pozo de sabiduría! Esta frase es una de las que mejor pueden definir a todo el grupo encabezado por Carrie, pero especialmente a Samantha. Siendo una mujer experimentada como ella, cualquier experiencia le servía para obtener algo valioso que aplicar.

Sus complicadas y fugaces relaciones sentimentales le ayudaban a dar consejos a todo el que se lo pidiera. Buen ejemplo de estas particulares reflexiones que obtenía, eran sus famosas teorías: "el sexo con un ex es muy deprimente"...Más le valía a quién pedía consejo estar preparado para lo que se avecinaba.

Samantha pone, con cubo de agua incluido, punto y final al ruido que le impide vivir

4 Una mujer de acción

Reconozcámoslo, Samantha no es de ese tipo de personas que pierde fuerza a medida que se va pasando el enfado. Todo lo contrario, es más de la fórmula "acción-reacción" y cada vez que puede lo pone en práctica. Nadie va a pasar por encima de ella o de su vida y pone remedio a todo lo que se plantea por delante.

Un ejemplo de este gran carácter que tiene lo encontramos en su "eterna" lucha con unas vecinas un tanto ruidosas. Si le hacen la vida imposible, allí está ella y su volatilidad para ponerle remedio, aunque signifique meter a la policía de por medio y echar agua a diestro y siniestro.

Una simple gripe provocaba en Samantha un momento lleno de drama y reflexiones sinceras

5 La reina del drama

A pesar de todo lo que demostraba a lo largo del día, también tenía sus momentos de bajón y, estos, eran de lo más divertidos. Toda la fuerza de la que hacia gala se quedaba en nada cuando, por ejemplo, una gripe le ralentizaba. En esos instantes, además, aprovechaba para dejar pensamientos que, de otra manera, no hubiéramos podido escuchar de su propia boca.

Eran momentos en los que la soledad, exceptuando a su fiel amiga Carrie, provocaba una llantina para recordar. ¡Todo era un drama si ella no estaba bien de fuerzas! Eso sí, su punto de diferencia no lo perdía, y para siempre quedará ese remedio a base de "jarabe de la tos, fanta de naranja y hielo".

Samantha dio una lección de vida con su sincero discurso sobre el cáncer y sus consecuencias

6 Todo un icono de lucha e inspiración

Despojando al personaje de todo lo que le rodeaba, atrás de todo eso, se encontraba una mujer fuerte y extremadamente luchadora. Samantha demostró que la vida sigue y que las convenciones están para ser derrocadas. La serie quiso transmitir un mensaje de confianza a todas las mujeres que estaban pasando por un cáncer de mama dando un giro radical a la trama.

El que le fuera diagnosticada esta enfermedad a Samantha abrió nuevas vías personales en una mujer que se había mostrado, como continuaría después, con eternas ganas de comerse el mundo. Uno de los momentos más recordados, y aplaudidos, de este personaje fue su discurso en una cena donde se encontraban mujeres que pasaban por lo mismo que ella. Fue, sin duda, épico ver cómo defendía todo lo que le estaba sucediendo, cómo lucho contracorriente por defender que la imagen de una persona es algo efímero y estúpido de mantener. ¡Todo un ejemplazo!

Te puede interesar