Lydia Lozano pasea con su madre por las calles de Madrid

Lydia Lozano, la colaboradora más sufridora