Lydia Lozano en la capilla ardiente de Camilo Sesto

Lydia Lozano, la colaboradora más sufridora