María Lapiedra en la estación de Atocha de Madrid

Gustavo González y María Lapiedra: un amor turbulento