Pedro Sánchez y Angela Merkel se miran sonrientes durante la visita de la canciller al Palacio de los Guzmanes