Pedro Sánchez y Begoña Gómez cogidos en la mano en una playa de Ibiza

Pedro Sánchez, el presidente inesperado