Luis de Luxemburgo, el príncipe que renunció a sus derechos por el amor de una soldado

SU HISTORIA

Luis de Luxemburgo, el príncipe que renunció a sus derechos por el amor de una soldado

El tercer hijo de los Grandes Duques de Luxemburgo escandalizó a la realeza al dejar embarazada a su la soldado Tessy Antony. Medio año después del nacimiento del niño, la pareja se casó, y tras nacer el segundo, Enrique de Luxemburgo repartió los títulos que hasta entonces les había negado.

Luis de Luxemburgo, el príncipe que renunció a sus derechos por el amor de una soldado

Luis de Luxemburgo y Tessy Antony el día de su bodaLuis de Luxemburgo y Tessy Antony el día de su boda

Los Grandes Duques recibieron a su nieto con gran alegría, aunque con preocupación porque su hijo solo tenía 19 años y por el escándalo que supuso. Por eso fue todo un alivio que Luis decidiera casarse con Tessy, aunque con la condición de que debería renunciar a sus derechos al Trono, perdiendo así el tercer lugar en la línea de sucesión que ostentaba hasta el momento: "Con el fin de conseguir una mayor independencia en su vida profesional y personal, el príncipe Luis ha decidido renunciar a sus derechos de sucesión al trono".

Luis de Nassau conservaba el tratamiento de Alteza Real, la dignidad de Príncipe de Luxemburgo, Príncipe de Nassau y Príncipe de Borbón-Parma, y la pertenencia a la Familia Ducal, mientras su esposa pasaría a ser Tessy de Nassau, ya que no habría títulos ni para ella ni para su hijo Gabriel, que quedaba excluido de la sucesión tanto él como los futuros vástagos de la pareja. Salvados estos escollos, Luis y Tessy se unieron en sagrado matrimonio el 29 de septiembre de 2006 en la Iglesia parroquial en Gilsdorf. El enlace solo contó con los familiares y amigos más cercanos, alejándose así de las clásicas bodas de la realeza europea.

Gabriel de Luxemburgo con sus padres y su hermano en su Primera ComuniónGabriel de Luxemburgo con sus padres y su hermano en su Primera Comunión

La felicidad del matrimonio Nassau se completó el 21 de septiembre de 2007 con el nacimiento de su segundo hijo. En esta ocasión, el bebé vino al mundo en Luxemburgo, y no en Suiza como su hermano mayor. El pequeño recibió los nombres de Noé Etienne Guillermo Gabriel Matías Javier y fue apadrinado por su tío paterno, el Gran Duque Heredero Guillermo, y su tía materna Patty Antony.

Títulos para todos

El Príncipe Luis estaba felizmente casado, cumplía con las obligaciones oficiales que se le asignaba y seguía adelante con su formación, pero veía con disgusto cómo su mujer y sus hijos no contaban con los tratamientos y títulos que les corresponderían por su rango. Finalmente, el 23 de junio de 2009, Día Nacional de Luxemburgo, el Gran Duque Enrique otorgó a Tessy Antony por decreto los títulos de Princesa de Luxemburgo, Princesa de Nassau, Princesa de Borbón-Parma y tratamiento de Alteza Real. Sumado a ello, Enrique de Luxemburgo entregó los títulos de Príncipe de Nassau con tratamiento de Alteza Real a sus nietos Gabriel y Noé, dejando patente que los restantes hijo de Luis y Tessy gozarían de las mismas dignidades.

Tessy de Luxemburgo besa al Príncipe Luis en Londres 2012Tessy de Luxemburgo besa al Príncipe Luis en Londres 2012

Desde entonces, el Príncipe Luis y la Princesa Tessy han llevado una vida todo lo discreta que pueden ser siendo miembros de la Familia Ducal. Vivían establecidos en Reino Unido por motivos profesionales, acudiendo a Luxemburgo en ocasiones muy señaladas en las que el Gran Duque requiere su presencia. Eran muy queridos y han logrado vencer unos convencionalismos rancios que no dudaron en aplastar para ser felices. Lamentablemente, el cuento de hadas no acabó bien. El 18 de enero de 2017 anunciaron y separación, y tras un largo contencioso, obtuvieron el divorcio en abril de 2019.

Te puede interesar