La Princesa Sofia de Suecia, sonriente en su voluntariado