La Princesa Carlota, una espectadora más en las regatas del Rey de Cowes