Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo llegando al Teatro de la Scala de Milán