Pablo Urdangarin en el banquillo durante uno de sus partidos de balonmano