Federico y Mary de Dinamarca con sus hijos Christian, Isabel, Vicente y Josefina durante el confinamiento por el coronavirus