Charlene de Mónaco y Alberto de Mónaco, como dos aventureros muy cariñosos