Alberto Núñez Feijóo y el Rey Juan Carlos I a su llegada a una cena en Sanxexo