Whitney Houston posa con uno de sus premios Grammy