Madonna con su hija adoptiva Mercy

Madonna, la reina del pop