Tim Burton motrando sus manos tras dejar sus huellas frente al Teatro Chino de Hollywood