Teresa Rabal aclara su situación económica y personal

NO ESTÁ ARRUINADA

Teresa Rabal aclara su situación económica y personal

La artista ha querido explicar su verdadera situación tras las especulaciones surgidas después de que revelase que vendía su casa para saldar algunas deudas.

Teresa Rabal aclara su situación económica y personal

Teresa Rabal aparecía hace unos días en el programa 'Socialité' donde se sinceró y explicó que tenía ciertas deudas que le habían obligado a vender la casa que compartió con su difunto marido y sus hijos y, en consecuencia, se iba a vivir con su madre, Asunción Balaguer.

Tras esta información, la hija de Paco Rabal encabezó titulares en los que se hablaba de su trágica situación económica, a la que se le sumaba su reciente y delicado estado de salud después de haber pasado por un cáncer. Por ello, la artista ha querido aclarar a través de un comunicado cuál es su verdadera situación económica y personal, ya que cree que se han tergiversado sus palabras.

Asunción Balaguer y Teresa Rabal en la alfombra roja de los Premios Unión de Actores 2012Asunción Balaguer y Teresa Rabal en la alfombra roja de los Premios Unión de Actores 2012

"Si bien vendí mi casa para hacer frente a una serie de deudas adquiridas con el banco, mi situación económica nunca ha sido ruinosa. Siempre he hecho frente a mis obligaciones fiscales y financieras", comienza. De esta forma la cantante desmiente estar arruinada o en su peor momento: "Cuido de mi madre, de 93 años, 24 horas al día, decidí trasladarme a vivir con ella, puesto que era la opción más sensata, pudiendo de esta manera, además, saldar la deuda bancaria", explica.

Su salud y su familia está bien

Además de su estado económico, ya sin ningún problema después de la venta de su casa, ha querido hablar del terreno personal y de su familia. Asegura que todo está bien y que solo quiere tranquilidad después de unos años tristes "debido como sabéis a mi enfermedad y la de mi marido fallecido en 2017. Tanto yo, como mi familia, estamos muy bien". Además cree que lo que ha hecho es algo habitual que hacen muchísimas personas y "no es dramático ni lastimoso". "Me duele que se hayan tergiversado mis palabras generando una falsa alarma y preocupando a mi entorno", concluye.

Te puede interesar