El Mister España 2001 Pablo Martín, de modelo a actor: "Los certámenes de Mister o Miss España se han quedado anacrónicos"

ENTREVISTA BEKIA

El Mister España 2001 Pablo Martín, de modelo a actor: "Los certámenes de Mister o Miss España se han quedado anacrónicos"

Con el paso de los años, este exmodelo amante de la interpretación dedica todas sus energías a sus proyectos y a su familia.

Pablo MartínPablo Martín

Fue Mister España en 2001, una distinción anecdótica en la carrera profesional de este actor nacido en Albacete en 1977 y que desde aquel año no ha parado. Tras varias interpretaciones en la gran pantalla y en televisión, ha centrado todos sus proyectos en el teatro.

Desde 'Ana y los Siete' a galas de televisión pasando por su debut en la gran pantalla en 2004, en la película 'Escuela de seducción', estos son sólo algunos ejemplos donde Pablo Martín ha creado un perfil interpretativo abierto y polifacético.

Hoy día, se siente como pez en el agua sobre los escenarios y platós. Quién lo iba a decir de un Pablo Martín que iba para psicólogo. De hecho, mientras estudiaba psicología en la Universidad de Murcia vio un anuncio de un periódico donde buscaban chicos una firma de moda, se presentó y terminó como el más guapo de España en un año en el que quizás, la firma de Mister España comenzó, como él mismo nos ha contado, a ser un distintivo y proyecto 'anacrónico'.

Tan alegre y entusiasta, como todos los que han trabajado con él lo definen, Pablo Martín cuenta a Bekia cómo han sido estos 15 años de carrera. Experiencias que hoy se ejemplifican con una gira próxima con su última interpretación en 'Humo', obra de Juan Carlos Rubio.

Pablo Martín, un Mister reconvertido a actorPablo Martín, un Mister reconvertido a actor
Bekia: ¿Cómo describirías tu experiencia en la obra 'Humo' de Juan Carlos Rubio?

Pablo Martín: La verdad es que muy bien, muy positiva. Ahora estamos esperando a que nos den las fechas para la gira y así cerrar las fechas. 'Humo' es una obra de teatro que yo tenía muchísimas ganas de 'ver en pie'. Yo la leí antes de verla, de hecho es una obra que se pensó para el actor Juan Luis Galiardo pero yo en aquel momento estaba en una serie de Telecinco, leí el libro y dije, tengo que ir a verlos. Duró muy poquito, en aquel momento Gallardo ya estaba delicado de salud y la desprogramaron. Al final me quede con la ganas de verla. Es una obra con muchísimos matices, con unos personajes muy bien definidos como todo lo que hace Juan Carlos Rubio y bueno, hablando con amigos -como hacemos los actores-, lo propuse y empezamos a hacer una concepción escénica, cómo podrían ser los actores, quienes serían los actores principales. Yo en este caso hago un personaje secundario pero la verdad es que estoy muy contento porque he participado en todo el proceso creativo y de puesta en escena de la obra.

B.: ¿Cómo ha sido la relación con Isabel Gaudí e Daniel Freire?

Pablo Martín: Estupendamente. Yo con Isabel hace 11, 12 o 13 años fui pareja en Televisión en 'Ana y los Siete', nos conocíamos, y la verdad es que muy bien. Trabajar con Isabel ha sido fenomenal. Y la verdad es que con Daniel no había trabajado pero lo conocía desde hacía años y es que es un actor con muchísimo talento, es un actorazo y es un placer trabajar con alguien con tantas tablas y con tanto talento.

B: ¿Y con Marta Cabezas? ¿Cómo describirías trabajar con tu esposa en el escenario?

Pablo Martín: Con Marta Cabezas como siempre fenomenal. Además es una actriz que sorprende a conocidos y a extraños. También es un personaje secundario en la obra pero es 'un puntito de luz' en la obra. Al final la gente se queda mucho con su personaje porque es muy brillante. Marta realmente casi todo lo que yo le he visto hacer me ha sorprendido. No lo digo porque sea mi pareja, pero lo cierto es que quien va a ver la obra, entiende que es un trabajo muy completo, se queda con muy buen sabor de boca, es una combinación que queda muy bien y su personaje es un chorro de aire fresco a la escena, un punto de luz. De hecho, está muy bien escrito también como digo por Juan Carlos porque cuando aquello empieza a necesitar aire ella sale y lo aporta.

B: De tu personaje, la trama y el mensaje, ¿Qué es lo que pondrías en valor? ¿Qué te parece más relevante?

Pablo Martín: 'Humo' es una obra que juega mucho al despiste, de hecho, hasta el programa de mano es un periódico y la gente acude a una terapia para dejar de fumar, la gente comienza a ver un show tipo evangelista, americano, música, focos, humo, algo tremendo... y luego resulta que no nos está hablando tanto del tabaco y sus problemas sino que nos habla de las mentiras. Luego al final tampoco nos habla de las mentiras y nos habla del amor y de la imposibilidad del amor, de las relaciones humanas y de cómo se vician. Al final transita por todos estos temas para llegar a un final tierno, muy bonito y con una moraleja que ayuda a la gente a sentirse, si cabe, un poquito más humana y unpoquito también aliviada y orgullosa del género humano.

Realmente mi personaje es muy rápido, es un personaje que cuando realmente quiere estar ya en escena se tiene que ir. Me apetecía hacer un registro jovencito porque lo que venía haciendo hasta ahora en teatro era altísima comedia, de estar una hora y media sobre el escenario de comedia vodevil muy loco o bien lo último que hice que fue la de Agatha Christie, 'Testigo de Cargo', que era un personaje muy oscuro, muy controvertido, muy roto en algunos momentos y por eso me apetecía hacer algo más fresquito.

Pablo Martín en el estreno de 'Astérix y Obelix: al servicio de Su MajestadPablo Martín en el estreno de 'Astérix y Obelix: al servicio de Su Majestad

B: De todas tus experiencias en televisión y teatro, ¿Elegirías alguna?

Pablo Martín: La verdad es que cada proyecto -con suerte- en el que he participado, me ha aportado una enseñanza. No sabría cuál decir. Lo cierto es que estoy muy orgulloso de un espectáculo que todavía seguimos haciendo Marta y yo y es 'Vis a Vis en Hawai', de José Antonio de Santos, dirigida por el mil maravillas Alfredo Zamora, un genio de la comedia, es un genio de la dirección. Levantamos un espectáculo muy bonito con esta obra, y lo seguimos haciendo, de hecho dentro de poco venimos aquí a Madrid otra vez con él. 'Vis a Vis en Hawai' es un texto maravilloso, un texto en el que cantamos, bailamos, nos enamoramos, nos peleamos, nos perseguimos, nos pasa absolutamente de todo y la gente se lo pasa de muerte. Luego también 'Vade Retro' también dirigida por Alfredo Zamora, también una obra muy bonita, donde interpreté un personaje que chocaba mucho conmigo y me encantó llevármelo.

B: ¿Próximos proyectos?

Pablo Martín: Ahora mismo esperando las fechas para la gira de 'Humo' y mientras, durante los fines de semana estoy dedicado a un texto que escribí yo que se llama 'Tu tienes 30 o más', un monólogo musical en el que estoy en escena con una banda de rock, me acompaña el maestro Víctor Perona, es él también el que ha hecho los arreglos musicales y es un show dirigido para todos aquellos de nuestra edad, los de 'a partir de los 30', esos que vivimos que todo lo que no dieron por la tele en forma de dibujos animados, de música, de programas o anuncios, un poquito de todo. Es un remember en plan ácido y musical, suena muy bien, yo me atrevo a cantar -soy muy osado- y me gustaría ponerlo en pie antes de mes y medio, antes de empezar la gira en plan fuerte.

Pablo Martín protagoniza la obra de teatro 'Humo'Pablo Martín protagoniza la obra de teatro 'Humo'
B: La paternidad y la conciliación familiar de Marta Cabeza y tu, ¿cómo lleváis la familia y el desarrollo profesional?

Pablo Martín: Conciliar la vida profesional y la familia pues siempre hay que hacer malabares, y más en nuestro caso porque nosotros estamos solos aquí en Madrid. No tenemos abuelos, no tenemos hermanos ni tíos, todo el mundo de nuestra familia está fuera. Tenemos algún primo, pero nadie que en algún momento determinado puedan cuidar a los peques de forma regular. Entonces nos las tenemos que ingeniar, de hecho, Munay con 17 meses ha pisado ya más teatros que la mayoría que los demás en toda su vida. Desde los ensayos iniciales en los que yo llegaba, le colgaba la mochila a Paco San José -el productor- y a pasearlo. En las giras muchas veces nos los tenemos que llevar.

¿Munay?

Este es un nombre raros, de esos que ponemos los padres hippies-progres. Munay es un nombre quechua y significa 'amor universal', 'amor incondicional', 'amor por todo'. De hecho hay un ritual quechua que es 'Munaiqui', un ritual en nueve pasos que significa la unión con la naturaleza, el mundo y el universo.

B: ¿Cómo ves el tema de Mister o Miss España desde tu éxito en 2001?

Pablo Martín: Sabes que pasa, éste es un formato que tristemente no se supo actualizar. Creo que se ha quedado anacrónico. No han sabido darle la importancia y no ha ido cambiando con el tiempo. Hoy en día es simplemente mostrar a alguien guapo o guapa. Creo que los formatos cambian, las plataformas de comunicación cambian. Ahora todo depende de internet, todo el mundo tiene un canal en Youtube, y se ha quedado anacrónico. Todo esto hace que ha cambiado. Quizá, si ahora alguien lo cogiese y empezase, le costaría mucho arrancar. La marca ha caído, ha caído totalmente. Desde que yo salí, que yo estuve en lo más alto, hasta minuto de oro de la televisión, y un poquito se hacían personajes a raíz de ésto, ahora mismo les iba a costar bastante, por desgracia. Cambiar el formato, cambiar la perspectiva, y lo que se esperaba de las personas que se presentaban a éstos certámenes también falló. No se supieron subir al carro de las nuevas plataformas.

B:¿Descartas volver a una pasarela?

Pablo Martín: Me halagan que me lo digan pero es que yo nunca he hecho moda. Me hubiese gustado se que se conoce mucha gente, muchas chicas guapas. Me hubiese gustado un poquito de eso. En el momento que yo salí fue cuando comenzaron los modelos más chiquitines, más andróginos, más delgaditos... y yo siempre he sido muy grandote. Quizás en los año 80 si habría trabajado de modelo pero yo cuando sakí en el 2001 alguna cosita hice como imagen pero poco más. Y ahora lo cierto, es que si no lo hice cuando tenía 23 años ahora con casi 40, me seguiría haciendo ilusión. No hombre, mi futuro profesional va por otros caminos.

Te puede interesar