Vicente Aranda junto a una de sus musas, Victoria Abril