Steven Spielberg, un adorable abuelito por las calles de Nueva York