La Reina Isabel y el Duque de York acudiendo en coche a la Iglesia