Raquel Sánchez Silva, muy sonriente