Rafael Amargo saliendo del juzgado de guardia