El productor Harvey Weinstein en Mónaco