Pablo Alborán en una foto promocional de Vértigo