Orlando Bloom con unos pollitos en la mano